RISUS ABUNDAT IN ORE STULTORUM

28.01.2009 10:35

RISUS ABUNDAT IN ORE STULTORUM

UNIESCENA DEDICADA A CÁNDIDA FERRERO

(MI PROFESORA DE LATÍN EN LA UAB, 2004-2005)

CANDY, LAUREYNE

CANDY: ¿De dónde sacas ese Latín?

LAUREYNE: Del que tú me enseñaste.

CANDY: Por Cástor, que si eso te lo he enseñado yo, me merezco la horca.

LAUREYNE: Absit, Venus!

CANDY: Que me salve a mí, que soy la que se supone que te lo enseñó... Pero, dime, por favor, ¿realmente eso era Latín?

LAUREYNE: ¿Y lo dudas?

CANDY: Si estuviera segura, por Mercurio, que no te lo preguntaría.

LAUREYNE: Ab imo pectore, my darling... es Latín.

CANDY: ¿Me dices, por Pólux, que MY DARLING es Latín?

LAUREYNE: No, my dear teacher... eso es inglés. Es como decir que aquila non capit muscas.

CANDY: ¿Que aquila non capit...? Pero, por Júpiter Supremo, eso yo no te lo enseñé.

LAUREYNE: ¿Y quién, si no?

CANDY: Lo ignoro. De lo que estoy segura es de que yo no tengo nada que ver.

LAUREYNE: ¿Segura?

CANDY: Los dioses me confundan si yo alguna vez te he dicho algo semejante.

LAUREYNE: Pero es Latín, ¿verdad?

CANDY: Eso sí, pero lo de antes... Por Cástor, aquello no sé dónde lo has aprendido, pero ni fue conmigo ni creo que fuera Latín.

LAUREYNE: Histericae mujeribus...

CANDY: Declínalo lo más correctamente que quieras, pero eso no es Latín...

LAUREYNE: ¿Y lo niegas?

CANDY: Por la Santa Esperanza, claro que lo niego.

LAUREYNE: Hace un momento lo dudabas.

CANDY: En realidad sigo con mis dudas.

LAUREYNE: Entonces no lo crees ad pedem litterae.

CANDY: ¡Estoy perdida! ¡Si eso es latín, estoy más que muerta!

LAUREYNE: Ave, Caesar, digo... Cándida, morituri te salutant...

CANDY: No sé de dónde has sacado estas expresiones, por Cástor, que son correctas, pero lo de HISTERICAE MUJERIBUS... eso...

LAUREYNE: De todos modos, Candy, por Hércules, que cucullus non facit monachum.

CANDY: ¿Pretendes que te entienda, grandísima loca?

LAUREYNE: La profe de Latín eres tú, por Júpiter.

CANDY: No me refiero a eso, por Cástor, sino al significado que tú quieres darle respecto a la situación.

LAUREYNE: Of course!

CANDY: ¿Latín?

LAUREYNE: No, por Venus, Inglés.

CANDY: ¡Oh, dioses inmortales, salvadme! ¿Pretendes que te entienda?

LAUREYNE: Intelligenti pauca, Candy...

CANDY: Pues soy un asno... ¡que me cuelguen si entiendo tus intenciones!

LAUREYNE: Castigat ridendo mores...

CANDY: Esto es peor que un castigo... Pero, dime, por Cástor, ¿qué locura te atormenta para que me hagas esto a mí?

LAUREYNE: Ninguna. Mens sana... corpore sano.

CANDY: No sé tu cuerpo, pero lo que es tu mente... Por Pólux, que necesitas un exorcismo.

LAUREYNE: Homo homini lupus!

CANDY: ¿Y cantas?

LAUREYNE: Oui.

CANDY: ¿Nuevo Latín?

LAUREYNE: No, Candy... Francés.

CANDY: Por Cástor, respecto a tu canto, decirte que tú eres peor que un lobo para mí...

LAUREYNE: Nihil novi sub sole!

CANDY: Y sigue cantando... Pero, por Venus, sí, algo nuevo hay bajo el sol: una loca más.

LAUREYNE: Sol lucit omnibus!

CANDY: ¡Lucit no, lucet! ¡Si cantas, por Juno, hazlo correctamente!

LAUREYNE: Bueno... sol lucet omnibus... ovnis lucet solibus... lala libus, lala libus... lus olivus... olibus...

CANDY: ¡Estoy perdida! ¡Qué desatino! ¡Y ha cambiado omnis por ovnis! ¡Oh, dioses inmortales, os lo suplico! ¡Esta mujer está poseída!

LAUREYNE: Sol... sol... sol lucet, lucet om... omnibus... omnibus.

CANDY: Por favor, dime, ¿qué estás haciendo? ¿Por qué desvarías así?

LAUREYNE: Es que no me acordaba ni del orden ni de la frase, pero ya está: sol lucet omnibus.

CANDY: Para mí se ha ocultado el sol, por Cástor, desde que estoy convencida que te posee algún mal espíritu. Por Pólux, que necesitas que sacrifiquen un cerdo para sanar tu enfermedad.

LAUREYNE: A priori... tú. A posteriori... tú.

CANDY: ¡Estoy perdida! ¡Quiere matarme, estoy segura!

LAUREYNE: ¿Qué dices?

CANDY: ¿Yo?

LAUREYNE: Ja.

CANDY: ¿Te burlas de mí?

LAUREYNE: No, Candy... era sí en Alemán o en Holandés.

CANDY: ¡Dioses inmortales, os lo suplico, salvadme!

LAUREYNE: ¿Pides ayuda al Dios Auxilio?

CANDY: ¡Me está descubriendo!

LAUREYNE: ¿Qué estás murmurando?

CANDY: Debo calmarme... Le hablaré con la mayor serenidad que me sea posible...

LAUREYNE: Bueno, ¿qué?

CANDY: Por favor, dime, ¿has bebido?

LAUREYNE: Vinum bonum laetificat cor hominis...

CANDY: ¡Apolo, sálvame! Y, dime, por favor, ¿qué había en el vino?

LAUREYNE: Tú sabrás. Me lo serviste tú.

CANDY: ¿Que yo te he servido... vino? ¡Por todos los dioses y las diosas, si era mosto!

LAUREYNE: Bueno, ¿y qué? Veritas odium parit, ¿verdad?

CANDY: Creo, por Cástor, que iré en busca de un médico.

LAUREYNE: Yo estoy bien... ab aeterno.

CANDY: Pero tú...

LAUREYNE: Ab initio me di cuenta que la loca eras tú. Seguiré, por Hércules, ab ovo usque ad mala.

CANDY: No... no sé qué quieres de mí, con toda esta locura. Yo, por Cástor, estoy cuerda, pero dudo de tu integridad.

LAUREYNE: Ad absurdum! ¿Qué me insinúas, por favor?

CANDY: No sé nada...

LAUREYNE: Nos vimos ad libitum, ¿no es así?

CANDY: Sí, pero...

LAUREYNE: Agnus Dei, Candy!

CANDY: ¡Estoy aterrada! ¡Creo que está queriéndome llevar al mismísimo Diablo!

LAUREYNE: Candy...

CANDY: Dime, por favor, ¿también hay un cordero en todo esto?

LAUREYNE: Alea iacta est. No hay nada que hacer ya contigo... No me entiendes nada.

CANDY: Por Cástor, te lo suplico, háblame claro y te entenderé.

LAUREYNE: Candy: ars longa... vita brevis.

CANDY: Sí, sí, sí... Si todo lo que me dices lo entiendo perfectamente, por Juno, lo que no sé es dónde quieres ir a parar. Y esto de que el arte es largo y la vida breve... ¡no tiene sentido alguno para mí!

LAUREYNE: Todo es de bona fide...

CANDY: ¡Por Cástor, sólo faltaría!

LAUREYNE: Pero reconozco que todo es calamo currente.

CANDY: Por Cástor...

LAUREYNE: Carpe diem, Candy!

CANDY: Sí, pero...

LAUREYNE: Cave canem!

CANDY: ¡Ay, Venus mía! ¿Ahora un perro? ¿Dónde?

LAUREYNE: En ninguna parte.

CANDY: Oh, tú quieres volverme loca... ¡Ahora entiendo tus intenciones!

LAUREYNE: Cogito, ergo sum...

CANDY: Sí, un cojito...

LAUREYNE: ... y esto... consummatum est... Yo soy corpus delicti...

CANDY: Por Cástor, que eres peor que eso.

LAUREYNE: Cum laude: eres Venus, Candy.

CANDY: ¡La diosa te confunda!

LAUREYNE: A ti... debería hacerte todos mis honores. De facto et ex iure...

CANDY: ¡Oh, cállate por mí, que soy tu Venus!

LAUREYNE: ¿Lo ves?

CANDY: ¡Que la diosa me confunda por tal afrenta!

LAUREYNE: De verbo ad verbum... Candy... Dea non...

CANDY: ¡No quiero saberlo!

LAUREYNE: De visu...

CANDY: ¡Oh, Júpiter, sálvame! ¿Qué has visto?

LAUREYNE: Nada, pero de vita et moribus...

CANDY: Absit, Venus! ¿Qué tienes que decirme de la vida y las costumbres?

LAUREYNE: Candy, dixi...

CANDY: Me voy a morir... ¡Qué tormento es la locura de mi ex alumna!

LAUREYNE: Errare humanum est... y es lo que estás haciendo continuamente.

CANDY: Pero has cambiado ex abrupto... ¡Oh, por Júpiter Supremo, estoy volviéndome loca yo también! ¿Qué hago introduciendo latinismos en mis palabras?

LAUREYNE: Esta locura es ex aequo. De todos modos, esto es ex profeso. ¿Nos vamos a tomar un café?