"¡Que buen día!", AmRe

10.10.2013 17:30

 

 

… ¡¡Tomatela!! ¡Te dije que infles las gomas antes de salir porque te ibas a caer. Nos tomamos el buque con gato, nos vemos en el triangulo de Bernal que es más seguro, a parte está la cana! Gritó el lagarto mientras se iban.

 

“¡Que ortibas que son loco. Estoy acá tirado dos minutos y se van como si nada!” Levantó la bici, piso los extremos de la rueda para que quede derecha y seguir camino atrás de ellos. En eso, ve a lo lejos que esta banda de zoológico se afanaban unos cajones que ni podían meter en las bicis.

 

En las pocas cuadras que quedaban, hasta el triángulo, se topan con una marcha. “Pero que cara..!! Pero qué onda loco, ¿Qué hacen estos acá?” Les sacaron los cajones, los tiraron de las bicis y empezaron a tirarle las frutas a los canas que querían reprimir. Salieron al taco el gato y el lagarto.

 

….

 

(¡Nooo! Pobre coco, no pega una. Primero se cae y ahora lo agarra la cana, dijo el lagarto. Si será boludo agregó gato.)

 

¿Quién es usted? ¿Qué hace acá? ¿No ve que es toda gente grande? Usted tiene que estar en su casa tomando la lechita y no en una marcha por Julio López, ni debe saber quien es y viene solo a hacer quilombo, dijo el oficial. No, se lo juro señor. Estaba con el lagarto y con el gato, pero me caí y me dejaron tirado y no se como terminé acá adentro, dijo coco llorando. “¡Ya sé para qué podemos usar a éste perejil! Como es inimputable lo largamos y toda la blanca queda acá como evidencia”, gritaba el comisario desde el fondo.

 

 

¡No, coquito de mi vida! ¡Pero qué hiciste! Prefería que robes un banco a que trafiques coca. Ahora, vamos a ser mal vistos en el barrio, dijo el padre al ir a buscarlo después de la demora por averiguación de antecedentes.