"Las eternas noches de una princesa encantada", Solarein Umbra

07.08.2013 13:06

Toda princesa debe tener un hada pero cuando eres una princesa del inframundo todo cambia, no me quejo de mis poderes, mi familia ni el lugar donde vivo pero todo parece ser más fácil para las lindas princesitas del mundo Callyshi, nunca he confiado en ellas simplemente suelen ser algo desesperantes en cada reunión anual entre su mundo y el mío.

Cada humano tiene un deseo el cual las princesas debemos de cumplirles con ayuda de un hada, con cada deseo cumplido la experiencia aumenta y gracias a esa experiencia una princesa se puede convertir en Reina o en su caso el gran deseo de cada una de nosotras ser un humano. En mi caso la mayor tristeza es que al no tener un hada no puedo cumplir los deseos de nadie todos me asocian con la maldad, injusticia cualquier adjetivo.

Una noche fría donde las nubes con un rojo carmesí inundaban el lugar vi un extraño objeto caer sobre el suelo mi primer instinto fue conocer lo que había caído del cielo, al llegar tan solo vi una pequeña criatura que cabía en mi mano tenía unas grandes alas y usaba un vestido morado parecía bastante heridas decidí llevarla hasta mi casa, la estuve cuidando durante varios días hasta que comenzó a despertar abrió lentamente sus ojos color rojo profundo, su primer instinto fue atacar mi cara dejándome varias heridas.

___Oye! no te hare daño, todavía que te salve la vida y me haces daño___ le dije gritando y casi llorando por el dolor.

___Presentante ante la gran hada___ la pequeña criatura se levanto extendiendo los brazos, con una gran sonrisa en su cara y un gran aire de egocentrismo.

___Oh gran hada mi nombre es Zahalyn__ no pude contener mi risa y la hada solo me miraba con desprecio.

La plática continúo ella menciono su origen pero por mi mente una gran duda atormentaba mi mente, ¿Qué hacia un hada en el inframundo?, ella también desconocía eso, quizás ya era hora para cumplir los sueños de los humanos y poder ser feliz, todas esas ideas pasaban por mi mente mientras mi cara solo expresaba una gran sonrisa típica de una chica enamorada, en un instante comencé a escuchar una voz pidiendo muy suave y dulce pidiendo un deseo, al escucharla con más tranquilidad pude entender lo que decía tan solo era “quiero conocer a una verdadera princesa”, el hada tan solo me vio y comenzó a reir de manera escandalosa.

___Te dieron el sueño imposible___ dijo la pequeña criatura.

___ ¿Por qué imposible? Si yo puedo ir a donde se encuentra ella y presentarme___le dije muy seria

___Ojala fuera así, pero si alguien del mundo humano te ve tu lo perderás todo__ la hada solo agacho su cabeza.

___Yo no creo en esas maldiciones, así que cumpliré ese deseo es la primera vez que esto me pasa no renunciare a esto, lo hare porque confió en mí___ tome del brazo a la hada, me subí a mi unicornio y volamos hasta llegar al mundo humano.

Nunca había estado en ese mundo pero todo parecía un gran desastre, observando pude ver que mi mundo era mejor que ese, había tantos problemas, odio, rencor, venganza, tristeza, soledad, avaricia, tantas cosas que no desean sean cotidianas. Mi misión ahora era buscar a aquella persona que pidió ese deseo, mi hada me llevo hasta unas pequeñas casas que parecían romperse con cada ráfaga de viento que pasaba, al acercarme mas tan solo vi a una pequeña niña que lloraba y lloraba, me aparecí ante ella y en su cara se dibujo una sonrisa me abrazo y tan solo sonreí, la maldición era tan solo un mito mas no desaparecí porque la niña aun creía en mi y su corazón no estaba contaminado con la maldad .

___He cumplido tu deseo soy una princesa y ella es mi hada, perdón gran hada___

La pequeña tan solo se quedo callada y al ver mi unicornio corrió hacia él lo abrazo, en esos momentos sentía tan bien al ver cumplido un sueño pero en el fondo sabia que debía hacer más por ese mundo, el cual por estar gobernado por las princesas Callyshi se había convertido en un lugar horrible ya que esas princesas solo se interesaban en obtener experiencia sin importar que tipo de sueño estuvieran cumpliendo. Una luz fuerte apareció y me llevo a mí hacia una sala donde todo estaba totalmente oscuro, en ese pequeño lugar se encontraban todos los reyes de los diferentes mundos solo me miraban y observaban cada detalle de mi

___Imposible una hada del inframundo cumpliendo deseos, ya solo falta que las princesas de Callyshi sean las malas de esta historia___ dijo el más sabio de todos los reyes.

___El lugar de donde provengo no debe implicar quien debo ser yo también puedo cumplir deseos tengo toda la capacidad para hacerlo y lo hare___ mi voz se volvió fuerte salí corriendo de la sala y comencé a arreglar todos los problemas que las otras princesas habían ocasionado.

Son tantos los problemas que dan miedo, me llevará tiempo pero con la ayuda de el gran hada y ahora con mi pequeña princesa Samantha lograremos mejorar el mundo de los humanos el cual ha sido destruido poco a poco.