"CARTAS A DOS J.C.", L.D.B.

20.03.2014 18:51

 

 

I.                                                                     "CARTA A JEKYLL CHOUPPENEIN"

 

                        Mi querida Jekyll Chouppenein:

 

            Tras mucho trabajo he logrado lo que deseaba. Esto, sin embargo, puede revolucionar el mundo y dejar a mucha gente de patitas en la calle. ¡Lástima! Pero, ¿quién se resiste a ello?

            Te cuento, Jek, que me he pasado los últimos años pensando y pensando cómo reproducir las imágenes mentales y sonidos. Por ejemplo, centrar la mente en un paisaje y... ¡zas!, éste queda grabado en un ordenador especial y puede imprimirse.

            Sí, querida Jekyll, he logrado que la mente sea la unidad de disco de un computador, tanto en imágenes como en sonido como en... todo. Incluso hay la posibilidad de grabar la memoria completa de una persona fallecida. ¿Qué te parece esto?

            Esto significa que podemos ilustrar nuestros libros, inventar nuestras historias sin tocar ni una sola tecla, componer nuestras canciones y hacer que las cante la voz que queramos y con los instrumentos que nos gusten, crear una película completita...

            Evidentemente esto deja fuera a los actores, actrices, escribas, correctores, cantantes, ilustradores, fotógrafos, dibujantes... porque, si todo lo que queremos podemos crearlo con tan sólo concentrarnos e ir dándole forma a la cosa... ¿para qué depender de otros?

            Viendo este problema sólo se me ocurre no vender mis apuntes y experimentos del invento y dejar que sólo exista uno de estos fabulosísimos aparatos: el mío.

            Esto me daría problemas a mí, lo sé. Tendría colas, intento de robo e, incluso, de asesinato, pero para todo hay solución, señorita Chouppenein...

            Siempre se puede abrir algo semejante a los famosos cíberes y locutorios... ¿no crees? Y, además, lo he programado tal que si no introduzco una contraseña mental, no funciona... por lo que si lo roban... ¡no ganarán nada! No temas ni por un instante que podrán copiarme... plagiarme... porque no lo lograrán... ¡al abrir la máquina la encontrarán vacía! ¿Cómo es eso? Pues, querida mía, porque está todo programado mentalmente... con vibras que me han dejado exhausta...

            Pero, dejando esto de lado... Te cuento que para hacer la prueba saqué unas cien instantáneas en las que salimos tú y yo en diversos lugares del mundo... lugares que no existen...

            Salimos sentadas en una nube verde esmeralda. Nadamos en un mar granate con espuma plateada. Saltamos en un campo azul con girasoles turquesas... Incluso logré que aparezcas desnuda y que tu cuerpo sea completamente transparente.

            Como ves, Jekyll, es algo que podría cambiar el mundo... y, la verdad, sigo trabajando para lograr que se reproduzca materialmente, así, por ejemplo, la carne ya existiría sin que maten a los pobres animales... O, tal vez, siguiendo con ejemplos, una mujer esteril poder tener su bebé con tan sólo concentrarse y dar de su vibra, energía y, sobre todo, amor y deseo por dicha criatura. Lo mismo pasaría con hombres que desearan hijos sin tenerlos con mujeres. ¿Me entiendes? Conseguiría tanto... Fuera contaminación, fin a las guerras, desaparición de armas... detectores de mala vibra (asesinos, violadores, maltratadores...), etc.

            ¿Cómo verías tú la vida, Jek? Derribaríamos las fronteras e igualaríamos los países en todas las condiciones... Habría justicia, paz, armonía, tranquilidad... ¿Qué dices a eso? Unos años más... y lo tendremos. Haré que seres nacidos de mi energía se mezclen con los humanos... devorando la mala vibración, la baja radiación... y expulsándola convertida en energía positiva...

            ¡Vamos, Jekyll, no me digas que no es extraordinario! Necesito tu aprobación y apoyo para seguir adelante, señorita Chouppenein... ¿Quieres venir a cenar esta noche conmigo y te lo enseño todo?

            Se despide atentamente...

 

                        L.D.B.

 

II.                                                                    "CARTA A JANE CHANSON"

 

            Amadísima Jane Chanson:

 

            ¡Felicidades por tu cumpleaños! Supongo que habrás abierto ya mi regalo y que te estarás preguntando cómo funciona este chisme. ¡Probando se aprende!

 

            El pequeño estuche rojo es el protector de la pantalla y el teclado de su interior. ¡Efectivamente, querida Jane, se trata de mi último invento!

 

            No resoples incrédula, Jane, que nos conocemos. Sé que es una miniatura... ¡pero te prometo que tiene más capacidad que el más moderno de los ordenadores!

 

            ¿No me crees? Te aseguro que es ilimitada, tanto la memoria ram como la flash, y tiene un puñado de programas bien útiles.

 

            Mira, por ejemplo, hay un multieditor de texto que comprende cualquier extensión, una hipermensajería en la que puedes conectarte con cualquier cuenta de correo electrónico, internet gratuito con opción de cambio de navegador a tu antojo, multimedia apta para vídeos y audio de cualquier tipo, asistentes de todo lenguaje de programación, sea web o juegos conversacionales...

 

            ¿Qué? ¿Inaudito? Pues tiene mucho más que deberás ir descubriendo. Su programación es sencilla y ordenada, como podrás ver... ¡y su velocidad es inigualable!

 

            Espero que lo disfrutes y si tienes algún percance, por favor, contacta conmigo, pues nadie mejor que su creadora sabrá solucionar cualquier fallo.

 

            Con todo el amor del mundo se despide...

 

                        TU L.D.B.

 

            Pd: ¡Ah, querida! Se me olvidaba, se enciende chasqueando los dedos ante la pantalla y tiene posibilidad de hacer las funciones y tareas ordenadas en voz o mentalmente, siempre que coordines bien tus ondas con sus bytes...