"Ahora me acuerdo", San Juan del Bosque

20.01.2014 09:56

Ahora que estoy  debajo de este mandarino, tranquilamente recostado y mirando los terneros en el potrero, me acuerdo del caso que me ocurrió en mis años mozos. Me fui una tarde a visitar a mi novia, a dos leguas de mi vereda. No contaba yo que mi futuro suegro estaba brindando por la buena cosecha que obtenida en el trimestre.  Mi llegada ocurre cuando él y mis cuñados ya estaban  eufóricos. Me dieron a cenar pavo y  ron.  Ron y más  ron.  Departimos lo más de bonito, cantando y contando  historias pueblerinas. A las 2:00 am se acabó el agasajo. Me tuvieron que llevar de la mano para poder llegar al cuarto. Me acostaron en una hamaca. A eso de las 3:00 am desperté con unas iracundas ganas de orinar. El cuarto completamente a oscuras, no pude dar con la puerta para salir al patio. Dentro de mi apuro descubrí que en el cuarto también dormía un mocosuelo.  En mi ocurrencia bohémica deposité al chico en mi hamaca para yo ocupar su cama en donde me oriné con gana y placer. Pero oh, bendita calamidad, cuando regresé, el verraco chino se había cagado en la hamaca.