"Y dicen que estoy loco", El abuelito de Heidi

24.07.2013 15:12

Individuo respetado, del uno al otro confín,

generoso en patrimonio, felizmente desposado,

con un par de retoños en pocos meses por venir.

La vida le mima, le sonríe, le acaricia,

afortunado le hace sentir,

hasta que el huracán de la crisis,

transforma su existencia en un sinvivir.

 

Así era yo… así os lo cuento.

 

Vino la crisis a mi encuentro, por Navidad,

perdí trabajo, amigos, mujer, hijos…

¿futuro?, eso le preguntaba yo a mi soledad.

Trabajo no había, solo para el Director de la Sociedad,

que agarrado a la política de robar más y más,

se llevó a mi mujer y a mis hijos a una islita en el mar.

 

Amigos siempre tenemos, hasta que todo empieza a fallar,

Entonces me eché a la calle intentando ahuyentar el mal.

Subido a un viejo puente me encontraron,

con una nota a punto de dejar:

“ Nada tengo, nada pierdo,

no llores por mí, sociedad,

que hasta las lágrimas os recortarán “.

 

Así era yo… así os lo cuento.

 

Entre estas cuatro paredes acolchadas,

paso ahora mi vida, con dignidad,

comida no me falta, ni ropa, ni agua,

y no tengo facturas que pagar.

 

Un par de chutes a la semana,

una enfermera me viene a dar,

oportunidad aprovechada, para tener sexo en la oscuridad.

 

Así, feliz, soy ahora… así os lo tengo que contar.