"Visita ineperada", F.Raven

04.10.2013 11:30

Levantó la cabeza al oír el crujido de la pesada puerta‭  ‬de madera,‭ ‬y en el‭ ‬céfiro místico de las luces de las velas‭ ‬asomó Anne.‭ ‬La niña se adentró lentamente,‭ ‬dejando traslucir primero dos grandes cuernos y luego una intrincada corona de espinas.‭ ‬De los huecos del cráneo‭ ‬afloraba su mirada azul e inescrutable.

  • Anne,‭ ¿‬qué haces a esta hora de la noche jugando con mis cosas‭? ‬– dijo su abuela entre risas.

Repentinamente las luces brillaron con intensidad:‭ ‬todo se volvió de un anaranjado enfermizo.‭ ‬Anne continuaba parada‭ ‬en silencio,‭ ‬con la mirada imponente atornillada en la anciana.‭ ‬Llevaba puesto un camisón de conejos con vuelos‭ ‬y unos viejos borsegos‭ ‬de cuero.‭ ‬El cráneo de toro que usaba como máscara se alargaba hacia abajo,‭ ‬terminando en una inmortal sonrisa dentada.

  • Anne,‭ ¡‬respondeme‭! ‬– exigió su abuela con voz áspera e imperativa.‭

El aire de la habitación se tornaba lentamente más pesado y húmedo,‭ ‬con un innegable olor a azufre.‭ ‬Las sombras de los muebles se retorcían hasta formar siniestras y delgadas presencias‭ ‬en las paredes.

  • Es cuestión de principios,‭ ¿‬no‭? ‬– dijo‭ ‬la niña sorpresivamente con voz calma y madura‭ ‬– Pero no hay principios en esto,‭ ¿‬no crees Emelinda‭? ‬Sí que sabes de eso.

Un escalofrío recorrió la espina dorsal de la anciana.‭ ‬Sus ojos se cristalizaron de inmediato.

  • ‭¿‬Anne‭? ‬– preguntó‭ ‬tímidamente Emelinda.‭ ‬– No juegues con estas cosas preciosa,‭ ‬me estás asustando.
  • Selección natural.‭ ‬– contestó en tono inmutable.‭ ‬– Se aplica perfectamente en vida,‭ ‬pero deberías‭ ‬entender que lo nuestro es algo más trascendental que la ley del más fuerte.
  • ‭¡‬Niña‭! ‬– profirió la anciana,‭ ‬irguiéndose de un salto.‭ ‬-‭ ¡‬Ve a tu cuart‭…
  • Anne no está aquí.‭ ‬– dijo bruscamente.‭

Emelinda la contempló,‭ ‬amenazante,‭ ‬y con el rabillo del ojo vio a las presencias reptar y anudarse hasta forjar un gran árbol,‭ ‬del que pendía una escalofriante y solitaria horca.‭ ‬La sombra de la niña se retorcía brutalmente a sus pies,‭ ‬como si algo monstruoso estuviera por nacer allí.‭
‬Su corazón dio un vuelco.‭ ‬La mirada azul que se ocultaba no era de Anne y ella lo sabía.

  • ‭¡¿‬Quién eres‭?! ¿‬Dónde‭…‬ está mi nieta‭?‬ – preguntó espantada
  • En un lugar muy oscuro y‭ ‬frío.‭ ‬– respondió.‭ ‬Una‭ ‬cruel‭ ‬sonrisa se desplegó debajo‭ ‬del cráneo de toro.‭ ‬– Se ha ido por siempre.
  • ‭¡‬Te exijo que me develes tu nomb‭…
  • ¡Mi nombre es‭ ‬Bathsheba‭! ‬– bramó enfurecida,‭ ‬levantando los brazos gloriosamente.

‭ ‬La anciana la miró desorbitada,‭ ‬con las manos en la boca conteniendo‭ ‬el pánico a punto de estallar.

  • ‭ ¿‬Me recuerdas Emelinda‭? ‬Siempre has sido memoriosa.‭ ¿‬Recuerdas lo bien que repetías las misas negras‭? ‬Palabra por palabra.‭ ‬– prosiguió‭ ‬lánguidamente‭ ‬mientras se acercaba unos pasos y disfrutaba a la vieja desplomándose de rodillas.‭ ‬– Yo te recuerdo muy bien.‭ ‬A ti y a las otras que me ahorcaron‭ ‬ese invierno.‭
  • P‭…‬ Perdón Bathsheba,‭ ‬te lo ruego,‭ ¡‬perdóname‭! ‬No fue mi decisión.‭ ‬– dijo Emelinda con la cara llena de lágrimas.‭
  • Me recuerdas...‭ ¿‬Cómo olvidarme‭? ‬Mis manos arañando la cuerda maciza y mis pies temblando histéricos ante el peso de la muerte.‭ ‬Ustedes riendo hasta llorar.‭ ‬Todo vuelve a mis ojos mágicamente.‭ ‬Te veo allí,‭ ‬joven y hermosa,‭ ‬con aspiraciones de grandeza,‭ ‬a punto de incinerar mi cuerpo casi muerto.
  • ‭¡‬Te lo ruego,‭ ‬Mi Señora‭! ‬–
  • ¡Oh‭! ‬-‭ ‬profirió jocosa.‭ ‬– Hace tiempo que no escuchaba a alguien llamarme así‭…‬ No está mal,‭ ‬sólo es un poco anticuado,‭ ¿‬no‭? ‬Desde que me mataron supongo que no hubo líder.‭ ¿‬O acaso se mutilaron unas a otras y tengo a la ganadora frente a mí‭?
  • Fueron ellas.‭ ‬– susurró.‭ ‬– Ellas lo planearon.‭ ¡‬Fueron ellas‭! ‬Créeme,‭ ‬lo ruego.

La niña le chitó y con una de sus diminutas manos le secó‭ ‬las mejillas.‭ ‬La sombra que se arqueaba por debajo serpenteó hasta proyectarse en la pared,‭ ‬y‭ ‬tomó la forma de‭ ‬ una‭ ‬escuálida y gigante criatura.

  • Tranquila bonita.‭ ‬Tendremos tiempo para conversar.‭ ‬– le dijo y besó su frente arrugada.

De uno de los bolsillos‭ ‬de su camisón de conejos‭ ‬descubrió un pequeño muñeco de trapo,‭ ‬y‭ ‬colocó‭ ‬rápidamente su cabeza‭ ‬sobre la fulgurante llama de una de las velas.‭ ‬La anciana la observó actuar‭ ‬desconcertada,‭ ‬y unos segundos después comenzó a chillar.

La piel de su rostro se desprendió automáticamente del músculo,‭ ‬y sus ojos se‭ ‬licuaron hasta escurrirse en el suelo.‭ ‬Se retorcía espantosamente mientras con sus uñas se arrancaba mejillas y labios.‭

Pronto sólo quedó algo de carne chamuscada adherida al hueso.‭ ‬Ya no se movía,‭ ‬pero de alguna forma inquietante,‭ ‬el cuerpo inerte seguía gritando con desesperación.

Bathsheba mantuvo su mirada poderosa sobre ella,‭ ‬alienada de los alaridos de la cabeza esquelética,‭ ‬y antes de acabar‭ ‬agregó:‭

  •  Nos vemos más tarde.‭ ‬–

Levantó uno de sus‭ ‬pequeños pies y le aplastó el cráneo.