"Sesión espiritista a la media noche", Pericles el errabundo

07.08.2013 13:12

“Hay que tener mucho cuidado al momento en el que se esté por experimentar con sensaciones completamente distintas a la que se están acostumbrado, más aun tratándose de aquellas que de alguna manera tienen que ver con lo oculto, pues no sea que en una mala pasada del destino, lo que parezca un simple juego de diversión termine convirtiéndose en tu mayor pesadilla de media noche”.

 

La campana había sonado, ya era un hecho las vacaciones habían llegado. Sara, Jakeline, Christine y Brittany estaban emocionadas, Alice las había invitado un par de semanas atrás a pasar el verano en la casa del bosque de su tío Tom.

 

¡Esta bien zorras!, a las cuatro las recojo en el Jeep de papa para borrarnos un rato de este miserable pueblo ---dijo Brittany--- con una expresión lujuriosa en su rostro.

 

Un par de horas mas tarde las chicas iban rumbo a la casa del tío Tom. Ve ahora a tu derecha, por aquel camino de tierra que ves al frente.

 

¿A que clase de persona?, se le puede llegar a ocurrir en estos días tener una casa escondida en la profundidad del bosque, ¡¿acaso no sabrá el, lo que son los clubes nocturnos?! .

 

Jajajajaja ---soltó Alice una carcajada ----

 

No te burles así del buen tío Tom, su neurólogo le recomendó estar rodeado de muchos árboles, respirar un poco de aire puro y sobretodo mantenerse alejado de personas impertinentes como tu ¡Jakeline!.

 

Haaaaaaaaa……!!! ---grito Christine histéricamente--- ¡No me lo van a creer! hay una gran alberca aquí detrás.

 

Todas las chicas a excepción de Alice estaban maravilladas al ver que aquella casa no era una vieja casona, repleta de antigüedades y con cabezas disecadas de animales muertos colgando en todas sus paredes, como todo ese tiempo se lo habían supuesto, sino que más bien era esta, una cómoda casa de dos plantas con un buen equipo de estereo, una gran TV plasma y sobre todo una rica alberca.

 

Una ves que las sobreexcitas chicas se hubieran acomodado en las habitaciones, Jakeline y Brittany en la de huéspedes y Sara, Christine y Alice en la del tío Tom, no demoraron en ponerse sus bañadores y zambullirse en la alberca, que para sorpresa de todas tenia esta a un costado un reconfortante jacuzzi con burbujeantes y coloridas espumas.

Al cabo de un rato, cuando las chicas se vieron fatigadas por tanto nadar en la alberca, se marcharon a la sala de la casa a esperar que Alice y Sara terminaran de preparar unas hamburguesas de carne en la cocina.

 

¡Calma chicas!, aquí les traemos las hamburguesas ---dijo Alice--- entrando a la sala con una gran bandeja en manos repleta de hamburguesas, mientras que Sara traía cinco cervezas heladas.

 

¡Ho, no Alice!, no se te ocurra colocar la bandeja cerca de Christine no sea que nos deje a todas sin comer ---comento Jakeline en tono de burla---.

 

Christine se molesto ante el pesado comentario de Jake por lo que paso parte de esa noche enfadada.

 

¡No me lo creerán chicas!, pero les he traído una pequeña sorpresa.

 

Hace un par de meses, la exhibían en la vidriera de esa rara tienda de antigüedades que queda cerca del parque, me llamo muchísima la curiosidad así que por alguna extraña razón no dude en comprarla, desde ese entonces he querido mostrársela, pero solo esperaba la ocasión ideal.

 

Ante las miradas curiosas de todas las chicas, Brittany saco del interior de una bolsa negra una antigua tabla ouija de madera.

 

¡Vaya!, pero ¿Qué demonios es eso? ---expreso Sara desconcertada---

 

Siempre he sospechado por todo este tiempo, que ha habido algo de bruja en ti, ahora esto confirma todas mis sospechas.

 

Dejen las estupideces para después chicas y díganme si se atreven o no a comunicarse con el más allá ---pregunto Brittany---con ansias de que todas se unieran al juego.

 

Sentémonos todas en círculo, Brittany coloco la tabla ouija en medio, sobre un almohadón de plumas.

Ahora bien es importante que estén todas calladas y concentradas en esto, no se vayan a espantar ante cualquier cosa extraña y mucho menos abandonen la sesión sin antes haberla acabado.

 

¿Habita una oscura presencia en esta casa? ---pregunto Brittany--- como toda una médium espiritista experimentada.

 

¿Hay una presencia en esta habitación a parte de nosotras cinco? ---volvió a preguntar--- pero una ves mas no obtuvo repuesta.

 

Quizás estoy siendo un poco pesada.

 

¿A cual de estas cinco zorras arrastrarías al infierno?

 

Jajajajaja ---todas soltaron la gran carcajada al unísono---

 

¡Maldita baratija!, no sirve para nada.

 

Mejor será que vayamos todas a nuestras camas, mañana será un día agotador, remaremos los rápidos del rió norte ---comento Alice con cara de sueño---.

 

Sin que las chicas lo advirtieran la ouija comenzó a moverse y se detuvo sobre la letra “B”.

 

Mas tarde cerca de la media noche todas las chicas ya habían sucumbido ante un profundo sueño, todas excepto Brittany cuyo sueño se vio interrumpido por unos extraños ruidos que provenían de la cocina.

 

¡Con un demonio!, esos malditos mapaches no me dejaran dormir en toda la noche.

 

Brittany salio de la habitación de huéspedes con un paraguas en manos decidida a hacer callar a aquel mapache a como diera lugar.

 

Atravesó a hurtadillas la oscura sala, llego a la penumbrosa cocina, echo un vistazo a su alrededor pero no logro ver a ningún mapache.

 

Chalalan!!! ---unas latas sonaron en el interior de una alacena---

 

Esbozo una sonrisita muda, ¡ahora si, mapache estupido!, no te libraras de mi sin antes darte lo que te mereces, haber si así me dejaras dormir por el resto de la noche.

 

Para su asombro Brittany no encontró ningún mapache dentro de aquella vacía alacena.

 

¡Demonios!, ¡¿Qué diablos ocurre aquí?!

 

Brittany salio a la alberca a fumarse un cigarrillo

 

Fuera entonces que segundos antes de que ella se acabara su cigarrillo, que ante sus ojos se poso la cosa más espeluznante y diabólica que nunca antes hubiera visto jamás.

 

Un extraño hombrecito de traje oscuro, como de funeral, algo andrajoso y salpicado de sangre, rostro cadavérico y maquiavélica mirada observaba inmutablemente a Brittany. La primera reacción de Brittany no fue asustarse, pues, pensó que aquello solo era producto del par de cervezas que se había tomado horas atrás, pero solo basto con que aquel escalofriantes hombrecito comenzara a caminar hacia donde ella se encontraba para darse cuenta de que aquello no era producto de su imaginación

 

Espantada comenzó a corre en dirección a la casa, pero en el trayecto ella vio como la puerta trasera de la casa se cerro violentamente sin que nadie lo hiciera.

 

Como pudo Brittany comenzó a rodear la casa por un costado, hasta que se encontró en la puerta principal, desesperadamente toco el timbre pero para su mala suerte se encontraba averiado.

 

Ello echo la mirada hacia atrás y pudo advertir a aquel aterrador hombrecito acercársele. Volvió a rodear la casa por el otro costado y en su desesperación tomo una pequeña maseta del piso y con todas sus fuerzas la arrojo contra una de las ventanas de la casa.

¿Qué ha sido eso? ---se pregunto Alice extrañada---

 

Parece que ha venido de la cocina ---dijo Sara espantada---

 

Con cuidadosos pasos Sara, Alice y Christine fuero a investigar lo que había ocurrido en la cocina. Las chicas se atemorizaron cuando vieron una de las ventanas destrozada en pedazos.

 

Haaaaaaaa!!!!! ---un grito desgarrador se escucho desde la alberca---

 

Espantadas ellas fueron a asomarse por aquella ventana destrozada, cuando segundos después no podían creer lo que sus ojos estaban viendo.

 

Su amiga Brittany era perseguida alrededor de la alberca por un monstruoso hombrecito de traje oscuro, y mirada terrorífica. Alice en un intento por librar a su amiga de aquella cosa diabólica, como pudo abrió la puerta de la cocina que daba hacia la alberca.

 

¡Brittany, pronto entra a la casa! ---grito Alice a todo pulmón---

 

Al ver que Alice la llamaba, Brittany comenzó a correr hacia su amiga, pero en eso la aterradora criatura dio un gigantesco salto, trepo por la espalda de Brittany, la tumbo violentamente contra el suelo dejándola completamente sin sentido, el monstruoso hombrecito miro a Alice diabólicamente, esbozo una maquiavélica sonrisita y acto continuo tomo a Brittany por los pies y se la llevo arrastrando hasta perderse entre la espesura del bosque.

 

-------FIN--------.