"Risas y llantos en el zoológico", Pico de onza

14.09.2013 18:37

Una vez una niña muy bonita y pequeña soñaba con conocer un parque zoológico al parecer donde ella vivía no había uno cerca, su nombre era Mary ella a pesar de tener cuatro años de edad sus primas le habían hablado de lo bonito del zoológico y del mundo de los animales; que hacían vida en esos parques en donde la biodiversidad ecológica hace vida, ella muy triste por no saber cómo era el zoológico no encontraba cómo hacer para que su papá y su mamá la llevaran al parque pensó pedírselo a ella, pero se encontraba fuera de la casa en ese momento y su papá que era el que se encontraba, parecía estar molesto pero con todo y eso ella decidió pedirle que la llevara; cuando la niña Mary le solicito a su papá que quería que la llevara al parque zoológico el encantando acepto a pesar de la rudeza de su rostro, ella muy contenta fue con su padre al zoológico y en la entrada noto que le faltaba algo, se le había quedado en el carro la carterita que con amor le regalo su prima, entonces pasaron a ver a los animales siempre hay una exhibición en la entrada de las aves que hacen uso de las pequeñas lagunas del lugar, ahí Mary pudo ver por primera vez un cisne negro y uno blanco demostrando la belleza que los caracteriza, ella muy impresionada se reía de lo bonitas que estaban las aves de esa laguna, también pudo conocer por primera vez a las tortugas y babas, que viven en ese lago a través de los arboles ella pudo escuchar muy fuerte el sonido de las guacharacas; que gritaban muy duro y de los loros del parque.

 

Cuando ya se encontraban un poco más adentro Mary, le pidió a su papa que le comprara un perro caliente, estaban deliciosos de tanto pasear por el parque, le había dado hambre, la complació pero por descuido se le olvido que estaba muy pequeña y en ese momento se le acerco un pato muy abusador parecía un ganso.

 

¡Me mordió! : grito Mary.

 

Él hermano le había arrancado de un mordisco la salchicha al perro caliente, mordiéndole el dedo índice a la niña ella pegando gritos y muy asustada, corrió a los brazos de su padre.

 

Quien por la osadía del pato solo lo que hacía era reírse, yo muy triste me quede dormida.

 

Pasado unos meses mi prima yaritza se quedo en la casa por un tiempo; para pasar vacaciones, ella muy amable y muy joven con tal de distraerse y salir le pidió permiso para ir al zoológico y al parque de diversiones, que quedaba en otra ciudad, entonces me llevo con ella para que nos divirtiéramos ese día en esa salida, ni siquiera se me ocurrió comer perro caliente, ya con el susto de la primera vez era suficiente, entonces ese día nos dedicamos fue a ver con cuidado al pavo real esas aves que son maravillosas y muy hermosas que tanto me gustan, pasamos por los arboles donde están los monos y estos gritando como en una tunda enardecida comenzaron a pedirnos las cotufas, que querían de nosotros, entonces como pudimos se las dimos para que no nos las arrancaran y no nos asustaran tanto por la comida, luego de descansar un rato en la mesa del parque comimos, luego después de un rato nos dirigimos a la laguna, donde estaban los hipopótamos y mi prima yaritza y yo, estuvimos cerca de ser mordidas por uno, ya que ella se puso a inventar cuando el hipopótamo se acerco a la cerca donde nos encontrábamos y cuando el animal bostezó ella de atrevida le metió el dedo en la boca y le conto los dientes podridos, yo no pare de reírme de lo cómico que fue la situación al hacer la gracia que hizo en ese momento con todo y eso, pasamos un susto muy fuerte. Después nos fuimos muy alegres al parque de diversiones y montada con tanto temor en los carritos chocones, me atreví por primera vez a hacerlo, cuando realmente siempre he tenido miedo de montarme sola en ese aparato en especial; ese día por atreverme me chocaron y me partí los labios, sangre mucho, muy fuertemente, entonces un señor me ayudo regalándome un pañuelo, mi prima muy asustada temía porque mi mamá la reprendiera, por lo que corriendo nos fuimos del lugar. Para volver de inmediato a la casa.