"¿Quién se ha llevado mi queso?... ¡La rata!", Musgo

05.07.2013 21:47

Tienda de autoservicio, el cajero se encuentra dormido con la cabeza recargada en el despachador. Entra un homosexual, toma su producto y lo lleva a la caja; trata de hacer un poco de ruido sin dar resultado, se percata de una campanilla puesta para cuando se necesite el servicio. La toca, en ese momento el cajero se levanta bruscamente y le coloca un golpe volado en su cara, el gay cae al piso.

Gay: ¡Haaaayyyy! Pero que le pasa

Cajero: discúlpeme señor… ¿señora?... Bueno… joven discúlpeme

Gay: racista, insolente, macho, ¡misógino!… poco hombre (comienza a levantarse y se da cuenta de que el cajero es de “buen ver” y su tono va cambiando) tontito, distraidito, papito, papucho, ¡hombrezote!

Cajero: ¿se encuentra bien?

Gay: ¡no tanto como tú!

Cajero dispénseme. Lo que pasa es que tengo un problemita…

Gay ¡no!, es un gran problema

Cajero: ¡verdad que sí!

Gay: sí, no está entre mis brazos (lo trata de abrazar pero no se deja)

Cajero: hablo enserio cuando era chico… (Desvanece la luz y se ilumina primer término centro en donde se coloca él y el gay que tomara el papel de su padre)

Padre: ¡vamos bueno para nada! demuéstrame que sabes hacer (el padre pone sus palmas para que el hijo lo golpee con unos “yaps”)

Cajero: (con voz inocente) papá, yo no quiero ser boxeador, yo quiero ser un bailarín famoso

Padre: no digas tonterías, eso es de homosexuales (los dos extrañados voltean a ver al público un momento y después continúan) debes seguir los pasos de tu padre, y de tu abuelo, y los de tu bisabuelo. ¡Órale!

Comienza a escucharse de fondo la canción de “We are the champions “. Los actores hacen los movimientos exageradamente lentos. Sigue golpeando las palmas; el padre al ver muy poco esfuerzo de su hijo le propina un derechazo, éste se enoja y le da una patada en la entrepierna. Termina la música, se ilumina el escenario por completo y los actores vuelven a tomar sus posiciones anteriores.

Cajero: entonces mi padre me traumo tanto que al escuchar una campanada siento como si estuviera arriba del ring. Pero la violencia no me gusta por eso trato de ser lo más cortés posible

Gay: bailarín ¿he?

Cajero: famoso

Gay: (insinuando) ¿seguro no eres?

Cajero: ¡no!

Gay: ¿ya lo has hecho?

Cajero: ¡no!

Gay: entonces, ¿Cómo sabes que no te gusta?

Cajero: (pensativo) pues, no lo se

Gay: ¿Por qué no pruebas? (frunce los labios para darle un beso)

Cajero: no, gracias

Entra una persona que deambula por el lugar sospechoso, un poco nervioso, mirando a todos lados. Ellos no lo notan por la plática.

Gay: tú te lo pierdes… oye, ¿y cómo fue que de boxeador terminaste de cajero?

Cajero: pues, decidí enfrentarme a mi padre y seguir mi sueño… yo soy bailarín… bueno, he salido de chambelán y nunca falto a los sonideros de la colonia. Solo me hace falta ser famoso, y cuando lo logre tendré mucho dinero ¡y podre dejar este empleo!

El ladrón se encapucha y se acerca a ellos

Gay: yo creo que si…

Ladrón: (con voz nerviosa) ¡Manos arriba! ¡Todos para abajo! (no bajan las manos. Titubea) ¡para arriba!

Gay: (dejándose llevar) moviendo la cintura, dando una vueltecita…

Ladrón: ¡silencio! Hijo de Walter Mercado (para sí) ¿Qué más sigue? (saca una libreta y lee el siguiente punto) ¡ha sí! (a ellos) ¡denme todo lo que quieran!

Cajero: nada

Gay: un beso

Ladrón: digo… ¡denme todo lo que tengan!

Cajero: sueño (bosteza y estira los músculos)

Gay: pasión (con gestos de insinuación)

Ladrón: (hace un gesto de repugnancia. Un poco frustrado) ¿Por qué no se asustan y gritan (refiriéndose al gay) como viejas? (el gay hace un gesto de indignación)

Cajero: es tu primera vez ¿verdad?

El ladrón afirma con la cabeza

Gay: hay, yo te entiendo. La primera vez yo también me puse nerviosísimo y me dolió mucho

Ladrón: ¿te refieres a robar?

Gay: ¡hay! ¿Nos estas asaltando?

Ladrón: no entiendo… (Se desencapucha y saca su libreta) no hay margen de error (lee) 1. Encontrar un autoservicio abierta a tardes horas. 2. Meterse sigilosa y discretamente. 3. Confirmar que el tendero tenga cara de idiota (al cajero) sin ofender

Cajero: descuide

Ladrón: en caso de que haya más gente una o dos personas máximo deberán cumplir con la misma característica (Mira al gay, éste pone cara de ofendido esperando la exculpación) prosigo (el gay más ofendido todavía) 4. Gritar con voz autoritaria las palabras básicas del libro para ladrones “¿quién se ha llevado mi queso?… ¡la rata!” 5. Pedir todo lo que pueda ser robado 6. Amordazar y o u (según el caso) disparar a quemarropa…

Cajero: ¡espera! ya sé que está mal… ¿traes pistola?

Ladrón: ¡chin!... lo sabía, algo se me había olvidado

Cajero: no te preocupes mira… (Se agacha y saca de detrás del aparador una pistola) ten…

Ladrón: enserio, ¿no la vas a ocupar?

Cajero: no, para nada; nos la dan para usarla en caso de emergencia dizque como en defensa propia. Pero pues en lo que llevo trabajando aquí nunca me han asaltado, yo ni la ocupo. Tome

Ladrón: que gentil de su parte

Cajero: no hay de que (al gay) si es tan amable (se la alcanza)

Gay: además de guapo amable, mi vida

Ladrón: gracias, ¿puedo?

Cajero: naturalmente

Ladrón: (se encapucha, transfiguración) ¡esto es un asalto, nadie se mueva! (les apunta, el gay grita como vieja, los dos están realmente asustados) órale, dame todo el dinero y no intentes hacerte el héroe o se muere la señora

Gay: (ofendido pero con miedo) señora tu abuela

El ladrón lo va golpear pero se da cuenta de que una señora entra al establecimiento

Ladrón: (murmurando) hablan o se mueven y no la cuentan (se coloca atrás del gay apuntándole discretamente por la espalda, éste se encuentra muy cerca del aparador)

Gay: ¡hay! Primero un cafecito

Ladrón: (le da un pequeño empujón) cállate

Señora: (se acerca a la caja con algunos productos) disculpe si me meto a la fila pero tengo un poco de prisa (con un gesto el ladrón accede) ¿Cuánto es? (nadie se mueve. Con los ojos intenta decir lo que sucede pero ella no lo entiende) ¿no me piensa atender?... (Comienza a enfadarse) ¿Estas sordo… o tonto? ¿Acaso es autista?... usted es un bueno para nada vea la fila que hay y usted es incapaz de dar servicio (Todo esto pasa muy rápido. La señora enfadada toca la campanilla) ¡Inútil! (inmediatamente se da la vuelta dirigiéndose a la salida. El gay se percata de la acción y se agacha en el momento justo en el que el cajero lanza un golpe hacia ellos, dándole un puñetazo al ladrón. Oscuro.

Se ilumina el escenario entra el traspunte.

Traspunte: fue un golpe tan certero que lo dejo inconsciente al instante llegaron los policías y se llevaron al ladrón, así sucedió. Al día siguiente todos los periódicos nacionales en sus primeras planas tenían una leyenda que decía algo así como: “héroe bailarín arremete contra ladrón en autoservicio”. Esto le genero contrataciones para bailes de XV años, ser bailarín principal en los sonideros y como jefe de cadeneros; se volvió muy famoso hasta que se cansó de ello y decidió solo hacer lo que más le gustaba… bailar. Dejo este trabajo (señala el establecimiento) y cumplió su sueño. El ladrón fue encarcelado y ahora está cumpliendo su condena (se da la vuelta, parece que va salir pero se regresa) Casi lo olvido; se preguntaran que fue del gay… no… no se hizo novio del cajero. Pero encontró otra pareja a la cual ve en las visitas conyugales en el reclusorio. Gracias.

Telón.