"Pequeñas gotas de agua", V.P.M.

02.10.2013 13:55

 

Todo ocurrió hace muchos años en el enigmático bosque de un pequeño pueblo de interior. Una joven risueña y muy soñadora se encontraba sentada bajo un viejo sauce. Como cada día se hallaba perdida en sus pensamientos cuando algo la trajo de vuelta a la realidad. Eran pequeñas gotas que caían deslizándose por las verdes hojas de aquel viejo árbol que la cobijaba, estaba comenzando a llover.

En vez de salir corriendo para refugiarse en un lugar más seguro, una fuerza invisible hacía que permaneciera inmóvil contemplando aquellas gotas de agua. El tiempo se había ralentizado y las gotas caían poco a poco, cosa que hizo que pudiera observar algo que no podía creerse. En una de las gotas vio como si de una bola de nieve se tratase, una pequeña imagen, un diminuto mundo que mostraban una escena. No se lo podía creer y pensó que había sido su imaginación, cerró los ojos y cuando los volvió a abrir, en otra gota vio pasar otra escena. Miles de preguntas pasaban por su mente ¿Qué estaba pasando? ¿Estamos tan centrados en nosotros mismos que no nos fijamos en las pequeñas cosas? ¿Eso era algo que siempre había sucedido? ¿Dentro de las gotas de agua había pequeños micromundos? ¿Qué serían? ¿Sueños? ¿Desilusiones?

Paró de llover y volvió a casa. Desde aquel momento lo único que le importaba era encontrar una respuesta a lo que había vivido aquella tarde de primavera. Buscó en todas las formas posibles de agua, en la lluvia, las lágrimas, en un grifo, en una fuente… Pero nunca más volvió a ver aquello tan extraño.

Un año después volvió a aquel bosque y, sentada bajo el mismo árbol esperó que llegara la lluvia. Así sucedió. Y como si volviese el tiempo atrás y se encontrara un año antes, en las pequeñas gotas comenzaron a verse escenas. Tan fuerte fue su deseo de descubrir que era aquello que se fundió en una gota y quedó dentro de ella para siempre.