"Ogim", Mantis

23.06.2013 19:06

Ogim es, probablemente, la cueva más visitada de los bosques muertos. Lo que acerca de ella se sabe proviene de las crónicas halladas junto al cuerpo de Lih Chi, el sacerdote que al descubrirse maldito tras la batalla de Moih Nhe, inició un viaje de ocho años que terminó junto a la entrada misma de la cueva.

Restringido a las criaturas que allí moran (inmutables a los vapores sulfurosos del azufre) el acceso a la cueva sólo se hace visible una vez cada tres noches. A tales alimañas Lih Chi nombró fercos, anagrama de “cofres”, ilustrando así sus cuerpos membranosos, incrustados de piedras preciosas.

Considerando que Lih Chi pasó los últimos días de su vida ingiriendo los frutos venenosos del Jahdán, o “pan de sueño”, especie de arbusto no identificada sino hasta principios de la última década, los hay quienes piensan que todo el relato es simple ficción, escrita entre los delirios febriles del pobre Lih Chi y explotada por el consejo administrador de los bosques muertos.