"Niños cantores", Santa Catalina

29.07.2013 15:00

Teoría del caos es la denominación popular de la rama de las matemáticas, la física y otras ciencias que trata ciertos tipos de sistemas dinámicos muy sensibles a las variaciones en las condiciones iniciales. Pequeñas variaciones en dichas condiciones iniciales pueden implicar grandes diferencias en el comportamiento futuro;

complicando la predicción a largo plazo. 

 

Niños Cantores

de Santa Catalina

 

Principios del siglo XX, Carlitos, niño cantor de lotería, de enigmática sonrisa, vestido con trajecito y pantalones cortos, peinado a la gomina, se encuentra en el Salón de Lotería Nacional cantando los números correspondientes al Gordo de Año Nuevo. Con gracia hace girar el bolillero y muestra sus blancos dientes mientras mira fijamente las bolitas de madera. Rosita con vestidito almidonado y enorme moño coronando su rizada cabellera va nombrando los premios y acomodando las bolillas en un exhibidor. El sorteo es seguido por una entusiasta platea.

 

Carlitos: (cantando) ¡Cuatro!

Rosita: (cantando) ¡Terminación!

Carlitos: ¡Tres!

Rosita: ¡Cuarto lugar!

Carlitos: ¡Uno!

Rosita: ¡Séptimo lugar!

Carlitos: ¡Nueve!

Rosita: ¡Primer premio…! ¡Un millón de pesos!

 

Desde la platea un hombre grita con furia. Es Bonifacio Méndez.

 

Bonifacio Méndez: ¡Traición! ¡Fraude!...Ese niño saca bolillas de su bolsillo, lo estoy viendo…Tiene arreglado todo. Es un tramposo, criminal… ¡Lo voy a matar!

 

Murmullos, Bonifacio se dirige hacia el escenario a grandes pasos. Se acomoda nervioso sus imponentes mostachos. Grita cosas in entendibles, varias personas corren tras el. Bonifacio ha llegado hasta donde se encuentra Carlitos y de dos cachetazos le borra la sonrisa de hielo.

 

Bonifacio Méndez: ¡Te voy a dar! ¡Tramposo hijo de mala madre!

Rosita: (Con voz de sordina) ¡Suéltelo Señor, es solo un pobre e inocente niño cantor!

Bonifacio: ¡No te metas pebeta que no es con vos la cosa!

Carlitos: Señor…Déjeme que diga algo en mi defensa.

Bonifacio: ¿Qué podes decir, si ya esta todo dicho?

Rosita: ¡El muchacho es inocente, déjelo hablar! (Se tira a los pies de Bonifacio llorando desconsoladamente)

La platea cuchichea. Alguien grita

Alguien: ¡Esta turulo el quia! ¡Llamen al manicomio!!

Bonifacio busca la voz de Alguien entre la platea. Sus ojos brillan como fiera asesina

Bonifacio: ¿Quién hablo?

Murmullos

Bonifacio: Repito ¿Quién hablo? Ah si….

Saca un arma de su axila y apunta a todos los presentes con gesto amenazante.

Bonifacio Méndez: ¡Nadie se mueva si no quiere que lo boletee!

Griterío. Alguien se desmaya. Rosita nerviosa se tira del cabello rizado hasta dejarlo completamente lacio.

Rosita: (con forzado énfasis) ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Que ha hecho de malo un pobre niño cantor? (Toma el bolillero y lo hace añicos contra el piso)

Bonifacio: Piba ilusa…Te voy a mostrar que hizo tu héroe.

Toma a Carlitos del cuello y comienza a sacudirlo de abajo hacia arriba, de modo de hacerlo saltar, lentamente van saliendo de los bolsillos bolillas de madera que van rodando en distintas direcciones.

Carlitos: (resoplando) Yo… yo… yo… (Bonifacio lo sacude cada vez con más violencia lo que va acelerando la respiración y el habla de Carlitos) Yo… yo… yoYo… yo… yo Yo… yo… yo Yo… yo… yo Yo… yo… yo Yo… yo… yo Yo… yo… yo Yo… yo… yo Yo… yo… yo… (Las bolitas salen de todos los bolsillos de Carlitos. Bonifacio lo toma de los tobillos y lo sacude con fuerza cabeza abajo. El público lentamente se va incorporando al oír semejante ruido producto de las bolitas rodando por el piso de mármol de la Lotería Nacional) Yo… yo… yo Yo… yo… yo Yo… yo… yo Yo… yo… yo Yo… yo… yo Yo… yo… yo Yo… yo… yo… (Llorando a viva voz)¡Perdón, perdón, PERDÓN!

Bonifacio suelta a Carlitos quien cae golpeando su frente contra el mármol

Rosita: (Sin salir de su asombro) Pero Carlos… ¿Cómo es posible que un niño bien como vos? (Estruja el moño que adornaba su pelo con impotencia)

Bonifacio: Hace rato que te vengo estudiando Carlitos. Hiciste trampa para el sorteo de Navidad y me prometí no dejarte llegar a Reyes (Señala al publico presente) Tengo a todos estos testigos en tu contra, (Alguien se despierta del desmayo) Y en mi bolsillo una orden del juez para liquidarte en este preciso momento. ¡Traigan una silla y una soga! (Lo sienta y lo ata, se saca el pañuelo del cuello para vendarle los ojos. Murmullo en el público asistente

Carlitos: ¡Espere! (Implorante) ¡Con cuidado…tengo la frente marchita!

Pausa. Silencio. Bonifacio le venda lentamente los ojos. Carlitos continúa hablando con la cabeza levemente inclinada hacia arriba dada su dificultad visual.

Carlitos: Yo solo quería cantar. Tener una amable y gentil audiencia a quienes enamorar con mi voz. Me dije: la Lotería es la solución, podré cantar los números como ninguno.

Alguien en el público solloza. Todos miran

Alguien: No habrá ninguno igual…

Todos: No habrá ninguno…

Rosita llora, se suena la nariz con el moño del cabello

Carlitos: Rosita, perdóname, apenas te vi me enamoraron tus cantos… (Rosita lo mira embelezada) Mi luciérnaga curiosa…mi dulce compañerita.

Rosita: ¡Oh…Carlos!

Carlitos: Yo solo quería ayudar a mi mamita para salir de pobre y que no trabajara mas como lavandera. Ya había comprado el pasaje a Toulouse para que vuelva a su pago mi viejita (Pausa) Y con vos purreta adorada, soñaba que cuando fuéramos grandes te iba a llevar a conocer New York. ¿Te imaginás?... Cruzar el charco juntos, pagarle a un peluquero de fama para que te haga tu añorada croquiñol y teñirte de rubia platinada.

Rosita: Sos tan romántico Carlos… (Se abraza a sus piernas y ve sus primeros pelitos) Pensar que no llegaras a la edad de usar los largos.

Bonifacio: ¡Ya esta basta de romanticismo! (Levantando una bolilla del piso y exhibiéndola a la platea) ¿Que me dicen ahora del tramposo confeso?

Voces enfurecidas, gritos, insultos. Bonifacio acerca un cable de electricidad a la silla de Carlos. Lo envuelve con ella.

Silencio

Bonifacio esta pensativo.

Bonifacio: Con el poder que me confiere la autoridad, digo que tenes derecho a pedir un ultimo deseo.

Carlitos piensa

Pausa larga

Carlitos: Quisiera

Pausa

Carlitos: Quisiera despedirme cantando

Bonifacio: Empeza entonces…

Carlitos canta con emoción el tango “Adiós Muchachos”

Carlitos:

Adiós muchachos, compañeros de mi vida,
barra querida de aquellos tiempos.
Me toca a mí hoy emprender la retirada,
debo alejarme de mi buena muchachada.
Adiós muchachos. Ya me voy y me resigno...
Contra el destino nadie la talla...
Se terminaron para mí todas las farras,
mi cuerpo enfermo no resiste más...

El público cautivado con la voz que asemeja un zorzal no deja volar ni una mosca

Silencio

Bonifacio: (lloriqueando, visiblemente emocionado con la interpretación) ¿Terminaste?

Carlitos asiente con la cabeza

Bonifacio: ¡Pucha che!...Pensar que cada día podrías haber cantado mejor…

Bonifacio le saca los zapatos y mete los pies de Carlitos en una palangana con agua, enchufa el cable. Chisporroteo.

Apagón

En la penumbra se dibuja una figura y se siente la voz agudísima, llorosa de Rosita cantando entre sollozos el tango “Amores de estudiante”

Rosita:

``Hoy un juramento,
mañana una traición,
amores de estudiante
flores de un día son.
En unos labios ardientes
dejar una promesa
apasionadamente.
Quiero calmar los enojos
de aquellos claros ojos
siempre mintiendo amor.
Por un mirar que ruega
perder la quietud.
Mujercitas sonrientes
que juran virtud.
Es una boca loca
la que hoy me provoca.
Hay un collar de amores
en mi juventud.
Fantasmas del pasado,
perfumes de ayer,
que evocaré doliente
planteando mi sien.
Bandadas de recuerdos
de un tiempo querido,
lejano y florido
que no olvidaré.

Hoy un juramento,
mañana una traición,
amores de estudiante
flores de un día son...`

 

TELON

NOTA ACLARATORIA:

Carlos Gardel fue un cantante, compositor y actor de cine naturalizado argentino, el más importante en la historia del tango en cuanto a fama mundial, cantidad de discos vendidos (como cantante y como compositor), películas vistas en todo el mundo, influencia y repercusión a nivel global hasta la actualidad. Fue conocido popularmente como el zorzal criollo. Su fama de galán trascendió las fronteras y se esparció por América del Norte y Europa. Sin la fama mundial de Carlos Gardel el tango seria hoy, tal vez un género musical solo acotado al ámbito local.

Puedes escribir aquí...