"Mega Extraña", Vera

04.07.2013 12:28

En un pequeño país en donde las campanas hacen ring y los timbres de las casas hacen dong, un hombre del tamaño de una hormiga, escribía sus cuentos en pijama, y como por lo general, los días en Mega Extraña eran de sol, a veces, se inspiraba con el perfume de la flor más cercana.
Como la mayoría de los escritores, Bip Bop se encontraba en soledad y observaba con atención las corridas de Tic Tac que vivía con prisa, y cuando tenía un momento libre les leía sus historias a niños y niñas. A veces, hasta los adultos se acercaban a escucharlo, porque encontraban en sus escritos aquellas sonrisas que perdían entre tantas preocupaciones.
Pero un día, un obeso gigante, comenzó a envidiar con mucha saña sus creaciones, y con risa malévola, escondía con destreza sus escritos…
-¡Allí están! -Decían los vecinos con seguridad
-¡En una burbuja! -Contaban las brujas
-¡Adentro del agua! –Narraban las hadas
(Y con tristeza y preocupación el famoso cuentista buceaba sin descansar)
Hasta que un pez generoso, amigo de todos, charló con el mar y le pidió que guarde en una botella todos los escritos, pero también ideas nuevas a raudales.
Entonces, Mega Extraña, volvió a llenarse de magia.