"Lo que más quieres", Moji

31.10.2013 18:03

 

 

Casa de Aurora. Hay un comedor, la mesa esta acomodada elegantemente. Abajo la sala.

 

 

 

Suena el timbre.

 

 

 

 

Aurora: ¿Miguel?

 

Miguel: Soy yo, amor.

 

Aurora: Hola amor, pasa.

 

Miguel: Y… ¿está ahí?

 

Aurora: Pasa, pasa. Creo que estaba durmiendo.

 

Miguel: Es nuestra oportunidad para escapar.

 

Aurora: Como crees que nos vamos a escapar. Hay que hacer las cosas bien.

 

Miguel: Pero…

 

Aurora: ¿Qué, ya te arrepentiste?

 

Miguel: No, es solo que…

 

Aurora: ¿No me amas?

 

Miguel: Corazón, ¿qué pregunta es esa?

 

Aurora: Hay que tranquilizarnos.

 

Miguel: Sí, estamos un poco nerviosos.

 

La voz de Rodolfo: ¡Aurora! ¡Aurora!

 

Aurora: ¿Qué pasa?

 

Rodolfo: ¡Aurora! (Entra).

 

Miguel: Buenas noches, señor.

 

Rodolfo: ¿Aurora, porque no me contestas?

 

Aurora: Sí te conteste, lo que pasa es que ya no me oyes.

 

Miguel: Buenas tardes, noches. (Extiende la mano para saludarlo).

 

Aurora: Papá, ¿por qué no le contestas a Miguel?

 

Rodolfo: ¿Qué? ¿Qué dijiste? Tienes razón ya no escucho.

 

Aurora: ¡Papá¡

 

Rodolfo: Yo creo que también me está fallando la vista, hija.

 

Miguel: (A Aurora) Voy a ver si sigue el carro haya afuera.

 

Aurora: Miguel, espera.

 

Miguel: Aurora, pero es que…

 

Aurora: Pero nada.

 

 

 

 

Rodolfo se sienta en la mesa y empieza a comer.

 

 

 

Aurora: Espera papá, todavía no vamos a cenar.

 

Rodolfo: Sí tú no tienes hambre, yo sí.

 

Aurora: (A Miguel) Mejor vamos con él

 

Miguel: Señor, ¿podría pasarme la ensalada?

 

Rodolfo: Mañana me llevas al doctor por qué no oigo nada.

 

Aurora: ¡Qué raro! Hoy en la mañana estabas bien.

 

Miguel: Puedo esper…

 

Rodolfo: (Interrumpiendo) Yo creo que ya me estoy haciendo viejo.

 

Aurora: Nadie se hace viejo a los 55.

 

Rodolfo: Es que tú no sabes de estas cosas.

 

Miguel: Espe…

 

Rodolfo: (Interrumpiendo) Pero tú vas a cuidar de mi ¿verdad?

 

Aurora: Ya sabes que sí. Papá pero hablando enserio, Miguel y yo queremos decirte algo muy importante.

 

Rodolfo: ¿Qué pasa, hija?

 

Miguel: Yo se que usted cree que no soy una buena persona para su hija pero quiero que sepa que…

 

Rodolfo: (A Aurora) Bueno ya dime, ¿qué quieres decirme?

 

Aurora: Díselo ya.

 

Miguel: Señor

 

Rodolfo: (Interrumpiendo) Hija, cada vez escucho menos.

 

Aurora: Mas fuerte.

 

Miguel: Yo quiero…

 

Rodolfo: (Interrumpiendo) ¿Estás hablando?

 

Miguel: (Gritando). Señor, quiero pedirle la ma…

 

 

 

 

(Rodolfo se esconde debajo de la mesa).

 

 

 

Aurora: ¿Qué haces?

 

Rodolfo: Se me cayó mi tenedor.

 

Aurora: (A Miguel) Calma, ya casi.

 

Miguel: Me regalas más agua, por favor.

 

Aurora: Claro que sí, amor.

 

Miguel: Yo solo quiero que las cosas estén bien entre los dos. Amo a Aurora y solo pienso en su bien. (Silencio) ¿Quiere que lo ayude con su tenedor?

 

Aurora: Toma. ¿Sigue abajo?

 

Miguel: Tú qué crees.

 

Aurora: Papá, ya te traje otro tenedor.

 

Rodolfo: No, yo solo quiero este tenedor.

 

Aurora: Es lo mismo, puedes venir a terminar de cenar.

 

Rodolfo: Es mi tenedor favorito, no quiero que me lo quiten.

 

Aurora: Te estamos esperando.

 

Rodolfo: Mejor come, me acaba de dar un calambre y me voy a quedar un rato aquí.

 

Aurora: (Molesta) No, no te vas a quedar ahí (Aurora jala la mesa, Miguel le ayuda; antes de que terminen de quitarla Rodolfo sale).

 

Rodolfo: Será mejor que vaya a la sala a recostarme. (Prende la televisión a un volumen alto).

 

Aurora: (Gritando) Papá baja el volumen.

 

Rodolfo: Es que no oigo.

 

Miguel: Júrame que no te quieres escapar.

 

Aurora: Papá eres imposible. (Apaga la televisión).

 

Miguel: Señor, yo lo único que quiero es…

 

Rodolfo: ¡Ay, ay! Me duele mucho. Hija, no puedo ni con mi alma. Me voy a acostar. Tú quédate tranquila, no es tan grave. (Sale).

 

Aurora: No es cierto.

 

Miguel: No entiendo cómo puedes dejar que nos haga esto.

 

Aurora: Es que no está listo.

 

Miguel: Ya eres bastante grande para que te diga que hacer.

 

Aurora: No malinterpretes las cosas.

 

Miguel: El único que ha distorsionado las cosas ha sido tu padre.

 

Aurora: Amor, yo sé que es difícil pero estoy segura de que no le caes tan mal.

 

Miguel: Tu padre me odia. (Silencio). Aurora, vámonos.

 

Aurora: Déjame aclarar las cosas con él y te prometo que las cosas cambiarán.

 

Miguel: Sabes que, te veo después.

 

Aurora: Pero…

 

Miguel: No me digas nada, por favor. (Marca su celular) Bueno, mamá... ¿estás en tu casa?... voy para allá. (Sale).