"La voz del terror", Pétalo Blanco

19.09.2013 10:54

 

En la sombra más oscura, bajo el resplandor de la luna llena, el terror se hacía sentir:

El hondo crujir de las puertas, el alarido de las ventanas, el aullido del viento, las hojas de los árboles moviéndose, los rayos, los truenos, el largo canto del diluvio y la silueta de un gato negro que descansaba sobre la rama de un árbol, hacían temblar a más de uno.

Los niños, contaban historias escalofriantes alrededor del fuego, sentían una extraña presencia humana, realizaban en una hoja dibujos exotéricos para comunicarse con los muertos, practicaban la Ouija, y encendían velas para jugar al juego de la copa. Todos, menos uno, muerto de miedo, invocaban a los demonios, y a los espíritus más malignos, y las almas en pena, emergían de las brasas más ardientes para arrastrarlos hasta el infierno.También, los visitaban las brujas que con palabras mágicas y hechizos eran capaces de comerlos a todos de un solo bocado...

El lugar se llenaba de penumbras, de silencio, de suspenso, de misterio, de magia, de aventuras, de encanto, y de secretos... ¡Esa noche solo se sentía la voz del horror en soledad!

¡Sin dudas, la casa estaba encantada, y nadie querría quedarse allí!

Aquella noche especial de Halloweenparalizaba de miedo a los chicos, y a los adultos que habitaban en la ciudad, se les erizaba la piel con solo pensar que aquella noche de tormenta era una noche proclive a la desgracia...

¡Mientras tanto, todos los muertos salían de sus tumbas!