"La herencia", Fantine

03.10.2013 15:55

 

 

En la sala de la Mansión embrujada de primo Walupio, de Miranda o del Pirata. (No se sabe con certeza quien es el dueño, aun no se legalizan los papeles)

Personajes.

-Almus el Pirata de los tres mares

- Olson

-Fantasma de Miranda Walupio

 

 

Almus: (Destornillando con fuerza la tosca para de palo). ¡Es increíble, mientras mas lo pienso mas ridículo lo encuentro! (se voltea hacia la ventana) Pero… ¿no me estás escuchando? ¿Hablo como un loro, hablo con un loro o hablo solo?

Olson: (Aún sin presentarse pero deja escuchar su voz desde la parte afuera de la ventana) ¿Acaso hablas conmigo o hablas con tu ridícula pata?

Almus: (Apretando los dientes y frunciendo el ceño) Hablo contigo ridículo espectro. Te digo que mientras más lo pienso mas absurdo me parece….

Olson: (Aún sin aparecer) ¿Acaso pensabas que de la misma forma que la obtuviste así mismo te la ibas a quedar?

Almus: (Rabiando y sin poder destornillar la pata) ¡Es mía, mía y mas que mía! ¡No en balde navegué en mi velero por los Tres Mares para encontrar el tesoro de Walupio y ahora que lo tengo pues no es posible que lo tenga que legalizar!

Olson: ¡Vaya navegación y vaya velero! ¡Así le llamas a las vueltas que dimos en el chapisteado barquito que te conseguiste para llegar a la isla donde tu primo Walupio escondió ese tesoro, de su loca mujer!

Almus. (Encolerizado se para de un salto del asiento) ¿Cómo que barquito?

¿Cómo te atreves a denigrar de esa forma a mi preciosa nave y a los magníficos viajes que dimos en ella para buscar el cofre en la isla Nevea?

Olson: (En tono burlón, mofándose con una vocecita de Almus) ¿Cómo te atreves a denigrar de esa forma a mi preciosa nave y a los magníficos viajes que dimos en ella para buscar el cofre en la isla Nevea? (Luego una carcajada)

Almus: (Caminando con la pata de palo hacia la ventana por donde entra la voz de Olson) ¿Te burlas infeliz? ¿Por qué no te presentas y me lo dices de frente, a ver si eres tan……?

Olson: (Entra volando por la ventana del otro lado y se posa en la lámpara de la esquina del salón) ¿Tan pájaro? Pues sí, claro que eso soy.

Almus: (Se voltea al escuchar la voz a sus espaldas) ¡Ah avecilla del demonio!

¿Te mofas de la mano que te da de comer?

Olson: (Respirando profundamente y cerrando los ojos) No me mofo Almus, he intentado hacerte comprender desde el mismo instante en que nos embarcamos en la búsqueda del tesoro de Walupio que no valía la pena.

Almus: (Acercándose a él y cambiando el gesto a mas pasivo) ¿Cómo que no vale la pena? ¿Acaso no es inmenso el tesoro que mi querido primo me legó?

(Abre los brazos y comienza a girar lentamente apreciando la inmensidad de la mansión)

Olson: Viejo pirata sin dos dedos de frente. ¿No sabes en el lío que te estás metiendo litigiándole la casa a la difunta?

Almus: (Volviéndose a sentar pero esta vez con un serrucho en la mano) ¡Qué difunta ni difunta, la propiedad de la casa la encontré en el cofre de la isla, y el primo me dio las coordenadas a mi antes de morir! ¡La casa me pertenece!

Olson: Si, si, si. Muy bonito su discurso. ¿Pero ya hizo usted la cola para legalizar el papeleo?

Almus: (Ha comenzado a serrucharse la pierna) En eso estoy, pero descubrí que si me muestro como limitado físico tendré prioridades. Esta pierna de palo es un estorbo, me la cortaré y podré ir a la oficina de la Vivienda y entonces seré el primero de la fila. (Termina de cortar el palo de la pierna) ¡Ya está! (lanza el pedazo de palo para sus espaldas)

Olson: (Abriendo los ojos como platos) Mi…..Mi….Mir….

Almus: (Mirando con regocijo el muñón de pierna con el pequeño fragmento de madera aun sin destornillar) ¿Qué dices pajarraco?

Olson: (Agitando las alas) Mi…. Miranda la mujer de Walupio…..escalera, escritura, pata de palo……. ( Se va volando aterrorizado por la ventana)

Olson: (Poniéndose de pie y volteándose hacia la escalera) ¿Escalera, pata de palo….Miranda? ¡Miranda!

Bajando la escalera viene el fantasma de Miranda Walopio, en una mano trae la escritura de la Mansión, en la otra el pedazo de palo de la pata.

Olson: ( Asustado y arrastrándose hacia atrás, mientras el fantasma se acercaba) Mi….. Mi…. Mi herencia….. ¡Hay mi pata! ¡Espérame Olson, loro mío de mi alma!. (Sale cojeando, casi arrastrándose y de un brinco se tira por la ventana)