"Juego de huesos", Leopoldo Hernández

27.08.2013 12:45

(Inspirado en el libro Funnybones, de Janet y Allen Ahlberg)

 

DRAMATIS PERSONAE

 

GRAN ESQUELETO

PEQUEÑO ESQUELETO

PERRO ESQUELETO

HOMBRE OBESO

BULLDOG

 

El escenario está divido en dos partes, izquierda y derecha, delimitadas sólo por la luz que hay en la izquierda y la oscuridad de la derecha. La parte izquierda deja ver un parque, de noche, sin gente. GRAN ESQUELETO y PEQUEÑO ESQUELETO se balancean lentamente en los columpios, mientras PERRO ESQUELETO corre en círculos alrededor de ellos, ladrando. GRAN ESQUELETO bosteza, PEQUEÑO ESQUELETO tamborilea con los dedos sobre su quijada. PERRO ESQUELETO sale corriendo y ladrando hacia la parte derecha del escenario; la parte oscura. Regresa con un palo en el hocico, moviendo la cola. GRAN ESQUELETO y PEQUEÑO ESQUELETO se incorporan sonrientes, se miran el uno al otro y asienten con la cabeza. PEQUEÑO ESQUELETO coge el palo del hocico de PERRO ESQUELETO y lo arroja lejos, hacia el lado derecho del escenario. PERRO ESQUELETO va tras él corriendo. Regresa corriendo con el palo en la boca. GRAN ESQUELETO toma el palo y lo arroja. PERRO ESQUELETO sale corriendo tras él. Regresa con el palo en la boca. PEQUEÑO ESQUELETO toma el palo y lo arroja, PERRO ESQUELETO sale corriendo tras él. Los dos esqueletos se quedan mirando a lo lejos, esperando a que PERRO ESQUELETO regrese. Repentina y abruptamente se oye algo que se quiebra y se hace pedazos. GRAN ESQUELETO y PEQUEÑO ESQUELETO se miran uno al otro, desconcertados. Salen dirigiéndose hacia esa parte oscura del escenario, donde PERRO ESQUELETO se fue. Al tiempo en que GRAN ESQUELETO y PEQUEÑO ESQUELETO pisan el lado oscuro del escenario, éste se ilumina, y al mismo tiempo se apaga la luz del lado izquierdo. A lo lejos, HOMBRE OBESO sentado en una banca, fuma. Lejos de él, PERRO ESQUELETO está hecho añicos al lado de un árbol. Entran GRAN ESQUELETO y PEQUEÑO ESQUELETO y miran, sorprendidos, el bulto de huesos de PERRO ESQUELETO. Se miran el uno al otro, luego ambos vuelven a mirar al perro despedazado, luego se miran, otra vez, el uno al otro, y menean lentamente la cabeza de un lado a otro. PEQUEÑO ESQUELETO se acerca al montón de huesos, agachándose hacia él; GRAN ESQUELETO lo mira, se quita el sombrero y se rasca la calavera. PEQUEÑO ESQUELETO intenta reconstruir a PERRO ESQUELETO, mientras GRAN ESQUELETO se pone otra vez su sombrero, se pone a caminar en círculos alrededor del árbol, se detiene en algún punto, enciende un cigarrillo, se quita su sombrero, se rasca la calavera, observando la labor de PEQUEÑO ESQUELETO, se pone su sombrero de nuevo, reanuda su vuelta; en seguida, se aleja un poco del árbol, y descubre al hombre que fuma a lo lejos, solo, en una banca. Se queda mirando por un momento, luego mira otra vez al pequeño esqueleto, que sigue armando a PERRO ESQUELETOO, luego mira para un lado y para otro, luego vuelve a fijarse en HOMBRE OBESO, a lo lejos, luego se vuelve hacia el público en un gesto de complicidad, apaga su cigarrillo y se acerca a hurtadillas hasta la banca donde está el hombre. Mientras GRAN ESQUELETO va acercándose lentamente al hombre, PEQUEÑO ESQUELETO cree haber terminado de armar a PERRO ESQUELETO, pero éste ha quedado deforme, con la cabeza en el lugar de la cola, las patas traseras en las cuencas de los ojos, las patas delanteras en el lugar de las patas traseras, la cola en el orificio de la nariz y parado en dos patas. PEQUEÑO ESQUELETO, con una mano sobre el mentón, tamborilea con un dedo sobre su pómulo mientras mira la monstruosa reconstrucción. PERRO ESQUELETO aúlla y llora desconsolado. Mientras tanto, GRAN ESQUELETO llega sigilosamente hasta HOMBRE OBESO, por detrás de él, y le pone las manos en los hombros. El hombre se vuelve y, horrorizado, da un salto fuera de la banca y sale corriendo hacia donde se encuentra PEQUEÑO ESQUELETO. GRAN ESQUELETO ríe descontroladamente. PEQUEÑO ESQUELETO, por el escándalo, se vuelve en dirección a donde está GRAN ESQUELETO, pero se topa bruscamente con HOMBRE OBESO que venía corriendo hacia él, y los dos, espantados, huyen desesperadamente, saliendo del escenario, uno de cada lado. GRAN ESQUELETO regresa caminando triunfante hacia donde está PERRO ESQUELETO, deforme, pero al hallarlo en su nueva forma, queda también aterrorizado y sale corriendo. PERRO ESQUELETO aúlla y llora con mayor desconsuelo, mientras va entrando, lentamente, con un gruñido amenazante, BULLDOG; quien, en cuanto mira el festín de huesos en que se ha convertido PERRO ESQUELETO, se abalanza ávidamente sobre él, destrozándolo salvajemente, mientras PERRO ESQUELETO aúlla y llora con todo el desconsuelo del mundo.