"Fantasy Academy", Luyro

02.09.2013 11:40

«Hadas, gnomos, brujas, magos, hechiceros, duendes, princesas, elfos, enanos, hobbits, trolls, silfos, orcos, ogros, trasgos, tralfis, valkirias, gigantes, dioses, diosas, ninfas, lamias, unicornios, minotauros, centauros, o cualquier otro ser de este, u otro mundo: si hay una técnica, idioma o hechizo que queráis aprender, no dudéis, venid e informaros a nuestra FANTASY ACADEMY»

Bien ¿Qué te parece el eslogan, David? Preguntó ansioso el viejo Mago Gris.

Bueno en ese listado no se mencionan a los licántropos, nagas, ents, jedis, kraken, dragones ni hewoks, por ejemplo, entre otros muchos y se de buena tinta que algunos de ellos tienen muy mal pronto…meditaba el pequeño gnomo masajeándose la densa barba blanca.

¡¡No fastidies, David!! Sé perfectamente que faltan un montón de ellos pero solo tenemos sesenta palabras para el Condenado anuncio. Además, por eso precisamente he puesto lo de: «...cualquier otro ser de este u otro mundo». Ahí están representados todos los demás gritó el barbudo mago de sombrero picudo.

¡Eh, eh, eh, tranquilo Mithry! Relájate un poco, solo daba mi opinión como me pedías. Ya sé el estado de tensión al que estás sometido, y que tenemos que hacer algo si queremos sacar adelante la academia. Corren tiempos difíciles y tendremos que hacer magia incluso, para poder superar esta crisis. Pero debemos mantener la cabeza fría y estudiar muy bien cada movimiento que hagamos, no necesitamos ganarnos más enemigos ni problemas.

¡Todo esto es una locura, Amigo!Dijo el magoCientos de aventuras, guerras y desafíos corren por nuestras venas. Hemos sometido bestias, seres legendarios e incluso Demonios. Nuestra Academia nació tras la Era Oscura de Mordoc, como respuesta a la demanda de conocimiento y necesidad de superación. Nadie quería volver a caer en la ignorancia, desidia o ineptitud en la que muchos seres que habitaban los mundos conocidos habían caído. Y ahora esta maldita crisis está a punto de quebrar este sueño por el que tanto hemos luchado.

¡Lo arreglaremos viejo cascarrabias, siempre lo hacemos! ¿Dónde está aquel joven centenario que lucía túnica y gorro blanco tras derrotar a un demonio y esquivar la propia muerte? ¿Dónde está, ese guía justiciero y azote de orcos, trolls y del Señor oscuro cuyos esbirros montaban alados nazguls? ¡Vamos hombre! ¡Guarda ya esa capa grisácea que te empeñas en mostrar y abre tu mente como antaño! Tus vestiduras sombrías no disfrazan el gran poder que el Mago Blanco alberga en su interior. Hemos enseñado aquí el arte Jedi de la Fuerza y cómo evitar el Lado Oscuro, Enanos salieron de nuestras aulas hablando élfico y dominando refinadas artes de lucha. Recuerdo Dioses que pasaron para aprender a ser humanos, y humanos que salieron reforzados como dioses. Cursos de brujería, mampostería y clases de vuelo sobre dragones. No puedo pensar… Me niego a creer que el destino nos guarde semejante y humillante final.

Sabias son tus palabras Pequeño-Gran Compañero, y cierto es, que añoro ciertamente aquella energía que antaño corría por mis venas. Más los tiempos son otros y distintas las circunstancias. Aquella quimera que durante millones de generaciones perseguimos tanto nosotros como nuestros ancestros y que al fin logramos tras la derrota de la última semilla del mal en la recordada batalla de Mordor: la ansiada PAZ. Esa paz que en breves fechas celebraremos su vigésimo-octavo aniversario, paradójicamente es la causante de nuestro, más que previsible declive. Las odiosas guerras y disputas, que nadie quiere, ni añoran, son por desgracia, fuentes de ingresos y movimientos de las riquezas. Los mundos viven hoy en paz, felices y relajados. Muchos de los nacidos en la “ERA LIBRE”, tras la última Alianza que ponía fin a milenios de batallas, disputas y cruentas guerras, no conocen otra manera de vivir. Nuestros avanzados conocimientos no tienen ninguna utilidad en estos tiempos de excesivo sosiego y felicidad.

¡Calla de una vez viejo y melancólico Mago! Que los Dioses no te escuchen, que tus palabras se ahoguen en el aire y no lleguen ni a la puerta de nuestro humilde negocio. Que más valen tiempos como el que vivimos y tener que cerrar la Academia que volver a peores y temidos recuerdos de sufrimiento, sangre derramada y vidas perdidas por la maldad de seres cuyos nombres no quiero ni mencionar. ¡Calla! Y sigue atormentando tu maltrecha cabeza con recuerdos de épocas desdichadas donde eras imprescindible y poderoso, que yo acabaré con el eslogan para luchar hasta el último suspiro por salvar este sueño que juntos hemos mantenido a lo largo de los años.

El Mago abandonó cabizbajo la habitación y se retiró a meditar a sus aposentos, aturdido tras la reprimenda de su pequeño amigo. Mientras, en las oficinas de la Academia, la mente rejuvenecida del anciano gnomo comenzó a trazar un plan para sacar a flote el negocio. Durante horas no paró de teclear y maquinar. A veces se le escapaba una tímida risotada. ¿Qué estaría tramando David? Al cabo de un buen rato trabajando, fue a buscar a su socio que andaba dormitado en un sofá del recibidor. Le pidió por favor que le acompañara a la oficina para enseñarle una cosa en la que había estado trabajando.

Mira lee esto a ver qué te parece…

El hechicero leyó intrigado el documento que tenía frente a sí en la pantalla destellante del ordenador. Durante la atenta lectura en ocasiones sonreía y miraba de soslayo a su amigo. Cuando finalizó cerró los ojos durante unos segundos y girándose hacia donde se encontraba David, dijo:

¡Por las Barbas de Odín! Es la mejor idea que has tenido en años… ¡¡Lo has vuelto a hacer, mi diminuto y querido amigo!! Será un éxito seguro, pero solo una última pregunta ¿lo del punto de cruz? Jajaja, pongámonos manos a la obra...

«Si estás aburrido en casa o del pan no sabes hacer la masa; si aprender quieres a tocar el laúd o prefieres el punto de cruz; si tienes un sueño que cumplir o simplemente te quieres divertir, no lo dudes, en nuestra nueva FANTASY ACADEMY AND THE FUN lo puedes conseguir».