"Extraña noche", Pico de Plata

28.10.2013 12:23

Estaba la noche muy oscura, me apresuraba a volver a casa caminando por una avenida a la derecha, se encontraba un bosque y a la izquierda solo había una gasolinera,  veía a la distancia como un camión se acercaba poco a poco al pasar  a mi lado, pude observar que se estacionaba muy cerca de donde caminaba, el conductor se dirigió hacia mí; él  intentaba decirme algo, pero estaba muy asustada no escuché bien lo que él decía, no podía ni moverme del lugar donde me encontraba parada, el insistió y me dijo en ese momento, que si quería él me llevaba a cualquier parte cerca del lugar donde nos encontrábamos en ese momento, no me paso por la mente que al quedarme parada  en ese lugar, imaginarme los  riesgos que tenía solo sentía un escalofrío muy intenso en mi cuerpo,  que me impedía oír y reaccionar a lo que me podía ocurrir, el chofer quiso e insistió de nuevo que me subiera al camión y yo muy seria intentando no demostrar ningún tipo de sentimiento que le mostrara al chofer sobre mi temor, le conteste que no nuevamente, le explique que vivía muy cerca y que no era necesario que él se desviara hacia donde yo me dirigía, poniendo nuevamente el camión en marcha; este se alejo y la joven continuó su camino; pero dirigiéndose esta vez hacia el bosque.

La noche se encontraba muy fría y con la oscuridad del bosque,  algo hiso que se detuviera nuevamente el camión, que por casualidad y sorpresa estaba siendo conducido por un hombre muy joven; de buen rostro, este al retroceder para asegurarse que la joven estaba bien y mostrando preocupación por ella detuvo el camión se bajo y pudo ver que se dirigía hacia el bosque, dándose cuenta de que la joven ya no se encontraba, el  solo podía recordar que ella estaba vestida con ropa deportiva de colores oscuros pero al chofer del camión dar aproximadamente diez pasos hacia el bosque para ver si  la  veía y con una expresión de miedo, pudo observar que no había nadie en el oscuro lugar, de repente pudo ver una luz y eso lo hiso sentirse mejor,  creyó que a lo mejor en ese lugar  vivía la joven, pero al fijarse muy bien la pudo volver a ver qué era lo que realmente le preocupaba pero en esta ocasión la joven ya no vestía la misma ropa, estaba vestida toda de blanco y en el lugar al acercarse a pesar del temor y lo oscuro de la noche no había ninguna casa, razón por la que regreso y confundido subió a su camión  y  poniéndolo en marcha se retiro del lugar convencido de que era  la situación más extraña y misteriosa que le había pasado esa noche; convirtiéndose la joven para él en un misterio se esfumó en la fría noche.