"En una habitación de psiquiatría", Neptzeus

26.09.2013 10:08

 

En un momento, como un ave de presa, se cernió una oscuridad total, terrorífica, arrancada del mismo infierno y que comenzó girando en mi cabeza como un fuego abrasador, perturbador , que aplastó mi cuerpo con la fuerza de un ser descomunal, en un profundo abrazo reptil que comprimió despiadadamente mi voluntad de respirar, y fue entonces cuando le vi, le vi cruzando la habitación oscura, como una ráfaga de viento mortal ,infinito e indefinido, dejando un pestilente olor a muerte y destrucción, con una pérfida sonrisa ,grotesca ,que dejaba entrever el mismísimo averno.
Mi cuerpo estaba completamente rígido, casi como en un rictus de muerte, frío y entumecido, completamente devorado por la visión espantosa de un ser invisible a todas luces, que parecía querer jugar con el dolor y al abismo de la peor de las pesadillas, con aquel crimen que no tenía sentido ni justificación y que como una condena día tras día se convertía en una carga insostenible .Pastillas y más pastillas para la depresión, para el insomnio, para el olvido… Y ahora estaba ahí, desafiante, buscando arrancarme el corazón, quemarlo con su mirada endiablada y burlesca, y yo estaba decidido a no rendirme aunque mis pecados no tuviesen redención.
Grité con las fuerzas de un loco que ha perdido la noción de su locura y volvieron aquellas imágenes que como siempre surgían de las sombras, y terriblemente me acusaban de algo que era imposible que podría haber hecho, imposible por qué no podía recordarlo. Una corriente de aire que se filtraba a través de las cortinas conseguía que tomase algo de aliento, pero ya para entonces la habitación comenzaba a iluminarse. Volvían de nuevo hacia mí, con sus agujas y con sus prisas y volvían a atarme a aquella cama y yo sólo podía recordar que era imposible, que yo no estuve allí. Que fue ese ser descomunal y nocturno, casi imposible.