"El vestido de novia", La Muerte

26.09.2013 09:57

 

 

Aquella tarde lluviosa para mí salió el sol al ver, en el escaparate de una tienda de segunda mano, un vestido de novia espléndido.

Había estado buscando uno pero todos los que había encontrado tenían, a mi parecer, algún defecto. Aquél, sin embargo, era perfecto y parecía hecho a mi medida.

Entré y pregunté el precio. No lo pensé dos veces y me lo compré. ¿Cómo podía aquella preciosidad estar a la venta todavía? ¿Y por qué su precio era tan bajo? No importaba porque ya no estaría a la venta a ningún precio. ¡Ahora era mío!

Me pasé la tarde enseñando el vestido a todas mis amigas y me lo puse y quité un centenar de veces. ¡Qué bien me sentaba!

A la hora de dormir, incluso, lo colgué del armario por la partede fuera y lo admiré tanto rato que estaba segura que soñaría con él.

Me dormí mirándolo, sin siquiera sentirlo, cuando, de repente, desperté sudando y sintiéndome observada. En seguida eché una ojeada al guardarropas para contemplar, bajo la luz de las farolas que entraba por la ventana, el vestido... ¡aunque tuve el mayor sobresalto de mi vida al ver que una joven lo lucía!

Era una muchacha preciosa que me contemplaba con sus dulces ojos grises. Me sonrió y, señalándose, aseguró con voz suave que aquel tesoro era suyo. "Es mío. Me lo he comprado hoy", me defendí. Ella me desarmó con la mirada y murmuró: "Sí, pero antes fue mío".

En aquel momento, un olor repugnante empezó a invadirme los pulmones mientras la hermosa mujer se deshacía ante mis desorbitados ojos, cayendo pedazos de carne putrefacta al suelo y brotando un líquido espeso y maloliente de sus orificios...

¿¡Qué estaba viendo!?

De la chica ya sólo quedaban los huesos... ¡el esqueleto vestido de novia!

¿La desgraciada de la leyenda a quien su novio dejó plantada en el altar? No, yo sabía que no. Algo me decía que aquel esqueleto había sido despojado del traje de bodas que yo había adquirido en la tienda de segunda mano para mis futuros esposales...