"El mundo en los ojos de un niño", Carmesina

18.11.2013 13:05

 

 

¡Duendes, volad!

Extended vuestras alas

para visitar todas las flores

y vislumbrar la más hermosa,

aspirar todos los aromas

de los frondosos árboles

y de las crueles rosas.

¡Cuidado con sus espinas, duendes!

Las rosas, orgullosas,

protegen a sus hijos

de vuestro suave vuelo,

de vuestras sutiles alas.

Temerosas, esgrimen sus armas

dispuestas a herir

a aquél que ose profanar

los pétalos de su más preciada carga,

los capullos, sus pequeños.

El viento balancea vuestras alas, duendes.

Las rosas, asustadas,

acometen vuestros frágiles cuerpos

con sus puntiagudas lanzas.

¡Cuidado, huid,

que no hay rosa sin espina!

Salvaos de vuestras agresoras

y regresad a vuestro mundo

de paz, libre de luchas.

El mundo reflejado en las pupilas inocentes

de los ñiños que despiertos os sueñan.