"El auténtico país de la maravillas", Jav (colaborador del jurado)

11.11.2013 12:32

 

 

 

Se abre el telón.

 

Estamos en el centro neurálgico en el que los valientes protestan y arreglan los males de un país...un bar, vamos. Se trata del día en el que en España celebran la redacción de la mejor novela de ciencia ficción que se ha escrito nunca en el país: la constitución. Al ser un día festivo, dicho local está atestado de gente.

 

En medio del barullo, una cuadrilla de amigos destaca entre el resto de la multitud. No sé si porque en la camiseta de uno puede leerse “al más tonto lo hacemos presidente” o porque los calcetines de otro son blancos...pero así es.

 

Camiseta molona: No veáis la de gente que había en la manifestación de ayer... ¡estaba la plaza a rebosar!

 

Tonto a las tres: Buah tíos, ¿sabéis dónde si que había gente? En la cola del nuevo Miarramiau 5. Menudo movilazo...eso si que es una revolución y no la que decís ser los perroflautas.

 

Falso del grupo: JA JA JA

 

Don calcetines blancos: ¿Pero no es exactamente igual que el Miarramiau 4?

 

Tonto a las tres: Pero qué ignorante que eres

 

Falso del grupo: Ya te digo tío JA JA JA

 

Tonto a las tres: (saca el móvil y lo alza, poniéndolo a la vista del grupo. Especialmente de Calcetines blancos) Nada que ver, es otro mundo. La pantalla es medio milímetro más grande y la carcasa es totalmente diferente, más estilizada.

 

Don calcetines blancos: Pues yo lo veo exactamente igual al anterior...

 

Tonto a las tres: No hombre, fíjate en ésta línea de aquí. Espera, dónde estaba...ah si, aquí. Le da un aire agresivo. Además tiene integrado dolby surround wxrs in the night stereo.

 

Don calcetines blancos: Ya veo que el móvil tiene de todo, todo lo contrario que la cabeza del dueño.

 

Falso del grupo: Vaya corte tío JA JA JA

 

Un suspiro enamorado se hace oír entre el barullo general

 

Don calcetines blancos: ¿Que te pasa?

 

Otro suspiro. El aludido alza la mirada del móvil del cual no se ha separado desde que se sentaron todos alrededor de la mesa.

 

Atolondrado: Es tan buena...

 

Nuevo suspiro.

 

Camiseta molona: ¿Quién?

 

Atolondrado: Mi novia. Qué mensajes me manda, cómo se nota que nos queremos un montón.

 

Don calcetines blancos: ¿Pero tu novia no está en esa mesa de ahí?

 

Atolondrado: Si, esa misma

 

Camiseta molona: ¿Y por qué no vas directamente a hablar con ella?

 

Atolondrado: ¡Que locura!

 

Falso del grupo: ¡Ya te digo!

 

Atolondrado: Habrá cómo...¿cuanto? ¿Más de dos metros de distancia? ¡Por favor! Si podría meter el coche en el bar claro que iría pero así...

 

Falso del grupo: Efectivamente, vaya matada

 

Atolondrado: Solo de pensarlo ya me fatigo y todo

 

Camiseta molona: Estáis cómo una cabra

 

Atolondrado: Si, pero vivos. El deporte es malo, si no lo fuera no te dejaría agujetas al día siguiente.

 

Falso del grupo: Y el mal olor que te deja. Yo si quiero hacer deporte, echo unas partiditas al FIFA y déjate de leches, yo no me la juego.

 

Camiseta molona: Pero si son tan solo dos metros...

 

Las luces del local se atenúan de pronto y sin venir a cuento todo el bar comienza a bailar al son de la melodía que acaba de empezar, ante los estupefactos ojos de la cuadrilla de amigos. Los que se han subido a la mesa bailan y taconean con una sincronía perfecta; los que se han quedado en el suelo lo hacen de manera más alocada, pero siguiendo unas pautas bien definidas. Los camareros cuelgan de las lamparas balanceándose de lado a lado. El confeti vuela por todo el bar ininterrumpidamente. Comienzan a cantar al unisono.

 

Todos juntos:

Que alegría, que alboroto

es bonito, es precioso

¿Lo notas? ¡Yo lo noto!

¡¡¡Un país lozano y generoso!!!

 

 

Se abre la puerta y se asoman varias personas.

 

Coro:

UOOOOH UOOOOH

OH OH UOOOOOH

 

Cierran la puerta volviendo a salir de escena.

 

Solo hombres:

Vosotras siempre guapas

dulces; nunca enfadadas

 

Solo mujeres:

Vosotros, tan tiernos

atentos; generosos

Todos juntos:

No hay ricos, ni pobres;

todos somos iguales.

No hay timos, ni enchufes;

no existen los ladrones...

 

Y es que toooooooodo

es iiiiiideeeeeaaaaaal

 

Vuelven a abrir la puerta de la entrada:

UOOOOH UOOOOH

OH OH UOOOOOH

 

Vuelven a cerrarla.

 

Camiseta molona: (apenas un susurro entre tanta escandalera) ¿Pero qué mierda...?

 

Uno de los enormes ventanales salta por los aires. Un helicóptero acaba estrellado en un sitio donde casualmente no había absolutamente nadie en ese momento (a excepción de dos pobrecicas moscas que andaban fornicando como posesas). Un hombre trajeado sale de su destrozado interior. Mediana edad, pelo corto, barba blanca en su mayoría. Mirada algo apagada tras unas gafas. Sospechosamente parecido al actual presidente del gobierno. Ayuda a salir a una mujer rubia muy atractiva para su madre y ella misma. El piloto sale por su propio pie. Todos bailan a su alrededor.

 

Hombre sospechosamente parecido al presidente:

Y ahora, sin crisis...

El paiiiiiiiiisssssssss

estaaaaaaaaaaa

geeeeeeeeeeniaaaaaaaal

 

La puerta se abre de nuevo. Ésta vez todo el bar, incluida la mujer y el piloto hacen los coros:

UOOOOH UOOOOH

OH OH UOOOOOH

 

Hombre sospechosamente parecido al presidente:

 

¡¡¡GEEEEENIIIIIIIIIAAAAALLLL!!!

 

 

Se cierra el telón