"DIFERENCIA ENTRE PRECIO Y VALOR", Amado Storni

26.03.2014 19:40

 

Cuando aquella mujer abrió la puerta de la casa de empeños dispuesta a deshacerse del collar de perlas mallorquinas que había heredado de su madre, nunca pensé que acabaría siendo abofeteado por ella. Porque cuando aquella rubia de bote, tan sensual como estúpida, de minifalda blanca y palabra de honor rojo, sin un sujetador que velara por la gravedad de sus dos razones menos cuestionables, me dijo: “Ahora entiendo la diferencia entre el precio y el valor”, refiriéndose al collar que le estaba descolgando de su níveo cuello, por el que le había ofrecido trescientos euros y que según ella, su valor era incalculable yo, ocurrente como nunca, le susurré al oído:

-Valor es decirte que con gusto me comería ese par de tetas que paseas con descaro. Comértelas no tendría precio.