"Cuando desperté", Grim Reaper

26.09.2013 09:56

 

 

Me despierta un repentino acceso de tos. Intento pasar algo de saliva, pero mi boca está completamente seca. Comienzo a parpadear y me encuentro con una oscuridad densa, impenetrable, que me hace abrir los ojos por completo. Extiendo los brazos hacia los lados para desemperezarme, pero algo los detiene. Levanto una mano frente a mi rostro y nuevamente algo se opone. Mientras deslizo las palmas por esa superficie acolchada, la opresión en mis sienes se va acrecentando, impidiéndome pensar con claridad, pero dejándome la lucidez suficiente para que comprenda que estoy encerrado dentro de un ataúd. Comienzo a gritar y a golpear frenéticamente la tapa. Al cabo momento procuro tranquilizarme, con mi desesperación no lograré más que agotar el oxigeno. Mientras analizo la situación recuerdo el agudo dolor en el brazo y la opresión en el pecho. Seguramente, tras el infarto, algún médico trasnochado me declaró muerto. Maldigo a mi esposa. Muchas veces le conté sobre mi temor a ser enterrado vivo y en cada ocasión le hice jurar que se aseguraría de mi muerte con una autopsia. Me prometo que si salgo de ésta, me encargaré de ajustarle las cuentas. Siento de pronto un molesto escozor en el pecho. Meto la mano bajo la camisa y es entonces cuando noto las costuras en mi piel. Abro completamente la camisa y paso las puntas de los dedos sobre el contorno de la cicatriz. Si todavía tuviera el corazón en su lugar seguramente habría tenido un nuevo infarto. Quisiera llorar al comprenderlo todo: sí que se aseguraron de mi muerte antes de enterrarme y ahora, encerrado dentro de esta caja, tengo por delante toda la eternidad.