"Compañias nocturnas", F. Raven

04.10.2013 11:38

Despertó al oír el click de la puerta cerrándose.

Era medianoche: la luna brillaba fantasmagóricamente en el cenit de los cielos y todos descansaban con tranquilidad en sus hogares. Todos excepto el pequeño Will, que miraba desorbitado a la inexorable oscuridad, con la gigante camiseta de Los Yankees transpirada, y el corazón acelerado a punto de catapultarse de su pecho.

La habitación era un completo manto negro y sordo de misterios. La luz del pasillo, que se encendía para su tranquilidad, había quedado atrás cuando la puerta se cerró. No lograba oír casi nada: ni al gato de su abuela merodeando en la noche, ni a las ventanas zumbando por el fuerte viento de diciembre. Sólo alcanzó a percatar, aguzando el oído con esfuerzo, un leve crujido, como el de ramitas quebrándose bajo una pisada, que se repetía persistentemente.

Trac, trac, trac. Trac, trac, trac.

Con movimientos ágiles se destapó, empujando con las dos piernas la pesada manta de lana. Necesitaba sentirse libre para alcanzar el velador junto a su cama y encenderlo rápidamente, sin tener que prestar su diminuta mano a la incertidumbre de la oscuridad.

Se estiró hasta palpar con la yema de los dedos un pompón peludo, y más arriba comprobar que estaba unido al cordón que accionaba el velador.

Trac, trac, trac. Trac, trac, tr…

El traqueteo se detuvo inesperadamente, paralizando a Will a punto de encender la luz, en medio de la hambrienta penumbra.

 

 

  • Shhhhh. – chitó una voz frágil y arenosa.

Soltó el cordón aterrado y giró hacia la misteriosa voz que provenía desde sus espaldas. Buscó bultos y formas en la negrura, pero todo se veía igual de llano y azabache.

 

 

  • ¡Shhhhh! – repitió la enigmática presencia con más violencia y autoridad.

Will abrazó con fuerza la almohada y se entregó por completo al pánico: en su mente sólo se dibujaba la imagen de su mamá entrando a la habitación. Las lágrimas no tardaron en estallar su angustia silenciada.

 

 

  • Shhhhh. No llores maricón. – dijo amenazante y agregó: – Soy la abuela Will, duérmete ya. Mamá llegará cuando amanezca.

Y repentinamente todo tuvo sentido. Imaginó a la anciana, con los ojos cerrados bajo sus gruesos lentes, dormitándose con los movimientos placenteros de la mecedora, esperando que su nieto pueda conciliar el sueño en su primera noche lejos de casa.

El corazón fue disminuyendo sus latidos y la oscuridad siniestra fue transformándose en un velo plácido de sueños. La almohada que enjuagó sus lágrimas ahora era morada de fantasías intrusivas.

“La abuela me vio llorar. ¡Qué ridículo s…

La abuela me vio.

¿Cómo pudo verm…” pensó el pequeño Will espantado.

Con desesperación tiró zarpazos al aire hasta encontrar el cordón que encendió la mortecina luz del velador.

El cuarto se iluminó: dos ojos amarillos brillaban como piedras preciosas. El gato de la abuela miraba a Will con cierta complicidad bromista desde la mecedora.

Abrió apresuradamente la boca y desenrolló una gran lengua áspera y amoratada, la lengua de la abuela. Una bola pegajosa de cabellos blancos salió despedida desde la garganta del animal hacia la falda del niño.

 

 

  • Dije que duermas, maricón. – dijo el gato enfurecido, y rápidamente saltó sobre Will.