"Carta abierta", Maco

16.02.2014 19:36

                                  Atte.: solicito leer a la persona que la encuentre.

Inicio esta carta no formal, dirigida a nadie en especial y a todos en particular.

La pondré dentro de una botella y la echaré al mar, para que recorra el mundo y quizás obligue a reflexionar.

Ruego que sea Dios quien maneje el timón de mi botella, para que amarre a los pies de un buen hombre, que como yo tenga ilusiones dormidas, esperanzas latentes,
mucho afecto acumulado para compartir y que entienda que estoy tambaleando, perdiendo fuerzas para continuar sola, con esta utopía que anhelo hacer realidad.

No pretendo mucho, nada que no podamos dar. Un poco de paciencia y mucha bondad para liberar el amor que guardamos y así, desparramado le llegue a todos
aquellos que lo esperan con ansiedad. Que nuestras manos abiertas sirvan para brindar amistad a raudales, sin discriminar. Que la guerra y la violencia
sean sólo palabras en desuso, que  el dolor no resista, ni las injusticias, ni las mentiras, ni el hambre, ni la miseria, ni el odio, ni la muerte inútil
tan difícil de superar. Que se hermane la gente para lograr la paz y los niños todos, puedan reír, cantar y jugar como ángeles libres en la Navidad.

Si ese hombre existe le quiero contar, que una vez yo soñé… Soñaba que el universo renacía y el lugar nuevo era perfecto. El mar manso, reflejo del cielo
siempre celeste a la playa acariciaba, mientras que con la arena blanca dialogaba. Había jóvenes que descalzos caminaban, jugueteando con la espuma que
las aguas frescas dejaban.

Más allá un manto verde de plantas, árboles y flores impregnaba el aire de exquisito perfume, que los ancianos disfrutaban sentados en ronda, mientras narraban
sus recuerdos. Los enamorados se refugiaban de las miradas indiscretas, para satisfacer la pasión que los embelesaban. A lo lejos, la montaña majestuosa
era custodiada por nubes celosas.

Si ese hombre existe en algún sitio y conmigo quiera intentar la felicidad, con una plegaria rogaremos para que Dios nos mantenga unidos hasta el final.

Si ese hombre existe que sepa que le estaré esperando, con mi mejor sonrisa y dispuesta a recorrer a su lado, el sendero que la vida nos dibuje.

Salud hombre… Salud mundo… Mis cariños sinceros les hago llegar.

                                                                                           Maco