"3J del 4E", John Jackson Jonson

26.09.2013 09:53

 

 

La oscuridad era total en el corredor una vez que se cerraron las grandes puertas de metal tras él. Buscó el interruptor en la pared, a mano izquierda, pero no lo encontró.

- Tal vez el infiltrado ha copiado mal el plano. –Se dijo palpando a mano derecha, pero con el mismo resultado- ¡Nada!

John Jackson Jonson era un joven agente del 4Es (Ejército Especial de Especies Espaciales), que había recibido la orden de averiguar qué tipo de seres extraterrestres incubaban en el laboratorio Kaospace, por eso ahora se encontraba en aquel lugar frío y húmedo.

¡Había sido tan fácil llegar hasta allí! Demasiado sencillo y sin obstáculos, según pensaba John. Aún así, ahora se encontraba rodeado de negrura y, según había podido comprobar, con la vía de escape bloqueada.

- Bueno, no importa. –Se dio ánimos- Usaré la luz del móvil.

Una vez tuvo el teléfono especial de caza en las manos empezó a avanzar con lentitud. Aquel corredor parecía no acabar jamás y era tan uniforme que por un momento se preguntó si no estaría caminando en el mismi sitio.

De repente, sobresaltándolo. El aparato empezó a vibrar. La alarma de peligro inminente se había activado y la cámara enviaba imágenes automatizadas al ordenador central del 4Es.

- ¿Qué demonos...? –Empezó a preguntarse pero se detuvo al oír algo pesado que se arrastraba... hacia él.

Apagó la luz del teléfono, aunque éste seguía transmitiendo instantáneas, y retrocedió con el mayor sigilo posible, pero estaba completamente desorientado.De pronto, un sonido gutural, lúgubre y lastimero, resonó en el corredor y el tiempo pareció detenerse mientras se oía aquel aullido enloquecedor que paralizó al agente, no tanto por el grito como por la palabra... HAMBRE.

John sintió que las fuerzas lo abandonaban, pero antes de caer sin sentido notó unas grandes manos frías y peludas que lio cogían de las muñecas. Tampoco se libró de oler el gélido aliento de la criatura ni de sentir la dentellada que lo decapitó.

Sin embargo, la imagen que quedó de salvapantalla en el ordenador central mostraba una especie de gorila enorme con dos cabezas de lagarto, la una devorando al agente 3J. mientras la otra lamía la sangre que formaba un espeso charco en el suelo.