"A Agustina sobre el amor", Vladimir Senda

21.09.2013 16:46

 

 

Yo creo que hay cosas inmutables a lo largo de lo que llamamos vida. El amor, la pasión, los vínculos, la familia, los hermanos/as, los amigos, los hijos,

las ilusiones, etc. atraviesan la condición humana. Cambia el maquillaje, el contexto, y eso lo hace ver diferente, pero la esencia es lo mismo. El dolor

ante la muerte, el dolor de la traición, el amor no correspondido y todo lo que quieras agregar toma diferentes variantes pero la esencia es la misma y

lo determina el tiempo que uno le toca vivir. Por eso tantas cosas son homologables cualquiera sea la época y le etapa de la vida que nos toque transitar.

 

Te quiero decir mi mirada del psicoanálisis, tal vez te hayas preguntado el sentido del mismo o tal vez no. Yo creo que es para ser mejor persona, para

modificar cosas o actitudes o encrucijadas en las que siempre caemos y no nos hace bien. Por eso decir yo soy así, dejo “la vida” en mis amistades, en

el amor, en mis alumnos para mí es un error. Está claro que no se puede vivir sin pasiones, pero cuando uno se expone en un mundo de especulaciones todo

indica que debe tomar recaudos. Me pregunto si no le hubieses dicho a Lucas que lo amabas, que habías vuelto a creer en el amor, etc. si no hubiese seguido

todo igual y vos irías viendo que pasaba con el tiempo. Hay algo que se llama el arte de la Elipsis y que se puede aplicar tanto en la literatura como

en la vida de relación. “Lo más importante de una historia nunca debe ser nombrado, hay un trabajo muy sutil sobre la alusión y con el sobreentendido que

puede servirnos, quizá, para inferir algunos procedimientos literarios (y no literarios) que persisten a lo largo del tiempo. Como yo veo al amor y su

materialización se parece mucho a esta sutileza que señala Piglia vinculado a la literatura y a la vida misma. Para que definir algo si tal vez lo que

estaba pasando era amor entre ambos. No creo en “yo soy así” no se para que se hace terapia entonces. Si creo en una esencia, en una manera o forma constitutiva

de uno, pero la terapia sirve para cambiar aquello que nos hace mal. Finalmente, no creo que haya alguien que conozca más que yo (luego de ustedes) lo

que han sufrido con su madre, pero eso ya fue y salieron bastante bien. Con dolores, con heridas pero enteras y no dejan de ser pruebas que la vida nos

pone. Nada podían hacer más que lo que hicieron. Para mi debieran considerarlo un capítulo cerrado y una experiencia de vida. Le servirá para no cometer

errores de madre cuando lo sean si los son o si desean serlo. Algo mas, uno siempre se ve grande, y son una chica, te quedan 80 años de vida. Y que tu

generación no crea en el amor o le cueste no debe influirte. Con que vos lo creas es suficiente. Al menos en este aspecto del amor y los vínculos se más

receptiva, más tranquila, menos entusiastas aunque lo estés. Es el hombre el que debe hacer los esfuerzos de conquistarte y complacerte, porque así es

y será en la historia de las relaciones universales. Yo me siento cansado para los desacuerdos, para las disputas, para la competencia. Lo que te digo

te puede servir o no. Es mi manera de ayudarte, de aportarte lo que pienso. No creo como Sartre que “la vida es una pasión inútil” pero si me parecen inútiles

algunos esfuerzos salvo que uno privilegie el disfrute, el hedonismo y la pasión. No está nada mal. Pero cuando la cosa pasa a la construcción de una pareja,

todo la anterior no desaparece pero ocupa su lugar. Y prevalece el cuidado del otro, la comprensión, el equilibrio, el ponerse en el lugar del otro, en

hablar mucho, en ayudarse, en proyectarse. Si nada de esto te ayuda no pasa nada, a mi no me ofende ni me modifica nada, creo firmemente en lo que digo

porque lo he experimentado y porque creo en el amor. Tal vez con un nivel de perfeccionismo o de empatía que será una búsqueda toda la vida o lo que me

reste de vida. Pero yo ya no tengo la posibilidad de crecer en forma conjunta con una pareja. Seremos siempre dos adultos ya formados con sus cosas, sus

gustos, etc. y todo se hace mucho más difícil. De ahí mi búsqueda constante. Pero vos podes crecer, construir con alguien a tu lado. Ceder e imponer. Armar

una relación cuando uno percibe que lo que ocurre entre dos se parece mucho al amor. Para qué definirlo, para que señalarlo, para que ponerle un hasta

acá llegó el placer y ahora viene otra etapa. No hay cortes en una relación las cosas fluyen y cambian y se modifican de a dos. “Ver”, anticipar, intuir,

hace que lo que nos venga no nos afecte tanto. Es algo así como la construcción de escenarios. Si una madre se viene a quejar y vos ya lo intuís no te

hará daño las boludeces que te diga y estarás preparada para contestar sin elevar la voz y sin que te afecte. Eso es aplicable a todos los órdenes de la

vida. Me tiene sin cuidado que tus amigas vivan en un frustración o en los instantes. El verdadero descubrimiento en tu caso no es que podías volver a

enamorarte, sino en que no se cuadricula la vida. No se empieza con diversión, juego, pasión, hedonismo y de golpe uno descubre el amor. Eso se intuye

de entrada sino termina como termina. Ya no hay posibilidad de cambio. No hay cambio de swich, no es una perilla que se mueve, el amor se intuye de entrada

y se construye con afecto, con charlas, con sexo, todo junto, sin privilegiar uno por sobre otro. Es un estado de mucho entusiasmo y paridad. Uno percibe

el entusiasmo y la ilusión del otro y se corresponde con la ilusión de uno. La conquista, “ganar”, seducir, tener sexo exprés, es otra cosa que sirve para

testearse y sentir que uno es un ganador y consigue lo que se propone. El amor, por eso es más difícil de lograr (por suerte), es sumamente más complejo,

y es una obra en colaboración que se gesta de a dos y donde las cosas son bastante innominadas. No hay necesidad de hacerlas explícitas. Y uno tiene la

certeza o presunción que ambos sienten lo mismo. NO hablo sabiéndomelas todas, hablo sobre mis sentimientos, sobre mis experiencias, sobre mis errores

y sobre mis dolores. Nada nuevo hay bajo el sol en los grandes temas de la humanidad. Solo cambian las cuestiones que hacen a la contemporaneidad, que

es cartón pintado, es el escenario sobre el que se proyecta el amor, pero el amor es el mismo que se dispensaron los hombres y mujeres en toda la historia

de la humanidad. Revísate vos, analízate vos, corregí vos, no cometas la torpeza de decir yo soy así. Serás Agustina Alvarez Picasso, alegre, solidaria,

impulsiva, amiga, hermana, hija, feliz, etc. eso claro que no cambia y estás llena de dones y virtudes, lo que te digo es que analices tus procedimientos,

tu manera de actuar, de moverte, de comportarte ante hechos similares para que no choques dos veces con la misma piedra.