Marineros y marineras, viajeros y viajeras, tripulación... incluso prisioneros y prisioneras, sentaos a la mesa, tomad una jarra de ron, mojito, bombay, cerveza... lo que queráis, pues la bodega está repleta y si no se baja a la despensa, pero no olvidéis el pergamino, la pluma y el tintero bien lleno de tinta, para que no falte.

Durante nuestra aventura en el Bajel Pirata reactivaremos concursos del pasado, crearemos nuevos proyectos literaculturales y promoveremos la escritura, la imaginación y la creatividad artística, todo sin olvidar lo pendiente o en proceso como, por ejemplo, antologías de concursos ya concluidos, es decir, en los que ya se ha proclamado el trabajo ganador.

Anímate, recuerda que en este navío se trata de compartir y no de competir. Participa sin miedo, evoluciona escribiendo, divirtiéndote....

No queremos Dioses, que no son propicios para el mar y, como ya expliqué una vez, nos podrían mandar la embarcación a pique con su extraordinario peso en oro, plata y platino.

¡Personas normales y corrientes, es lo que realmente vale en este mundo! Alguien que escriba para ser leído, compartido... no vendido y enriquecido, quizá sólo por publicidad...

El mejor premio que podemos considerar quienes escribimos es, sencillamente, ser leídos y, sobre todo, haber creado algo nuevo. Al menos, ése es mi humilde punto de vista e ideal: amor al arte no al dinero.

¡Vamos, navegantes ClubDoyrenses, abrid el corazón, el alma y la mente! ¡Dejad volar la imaginación mientras soñáis sin dormir! Y si os dormís... ¡seguid soñando, pero con la pluma rasgando el pergamino!

Capitana L. Doyrens